miércoles

08.abril.2020

AHORA
Tales of Zestiria: The Cross

22:30 - 23:00

A CONTINUACIÓN
WTF+

23:00 - 23:30

DESPUÉS
Another

23:30 - 00:00

Reseña: The Witcher, el legado sigue intacto

Una entrega acorde al legado del nombre The Witcher.
Ayax Bellido
Ya puedes ver los primeros ocho episodios de The Witcher | Foto: Netflix

Lector empedernido, amante de los videojuegos o simplemente fanático del género fantástico. Para todos ellos el viernes 20 de diciembre estaba marcado en el calendario por el estreno de la nueva serie de The Witcher, una obra que si bien no es perfecta, ha logrado tomar los mejores elementos de una exitosa franquicia y crear con identidad propia una entrega muy digna para este maravilloso universo.

Un legado que honrar

La serie de The Witcher se encuentra basada en las exitosas novelas del conocido escritor polaco Andrzej Sapkowski. La saga consiste en siete libros publicados entre 1992 y 1999 e inicialmente gozaron de una gran popularidad particularmente en los países que conforman el continente Europeo.

Sin embargo, la notoriedad e impacto global de este título se dio a raíz de un videojuego lanzado en 2007 por la que era en aquel entonces una desconocida desarrolladora llamada CD Projekt. El juego de The Witcher tuvo tal éxito que llegaron dos entregas más con The Witcher 2: Assassins of Kings (2011) y sobre todo The Witcher 3: Wild Hunt (2015), las cuales se encargaron de llevar esta saga a la fama mundial.

The Witcher: Wild Hunt fue considerad el mejor videojuego del año en 2015 | Foto: CD Projekt

Esta irrupción en los videojuegos fue el punto de quiebre para The Witcher, y si bien estos no estaban totalmente basados en los libros homónimos, si fueron la plataforma desde la cual el público de todo el mundo conoció a Geralt de Rivia, el enigmático, melancólico y poderoso brujo cazador de monstruos.

Por estos motivos, desde que Netflix anunció que estaba trabajando en una proyecto que llevaría a The Witcher a una serie, las expectativas no hicieron más que crecer. Y ahora, que hemos podido ver los ocho episodios de la primera temporada, podemos decir que pese algunos asegunes, el nombre de la franquicia sigue siendo sinónimo de lo épico y fantástico.

Pensada para los fanáticos

Los primeros ocho capítulos de The Witcher utilizan historias de los libros El último Deseo y La Espada del Destino de la saga creada por Sapkowski. De esta forma, la narrativa nos irá introduciendo en los relieves de los tres personajes de esta historia: el mago, Geralt de Rivia; la hechicera, Yennefer; y la joven princesa Ciri.

Si eres un completo devoto del universo de The Witcher, seguramente desde el episodio uno disfrutarás de la estética y familiaridad de los personajes. Incluso no te costará entender la sucesión temporal no seriada con la cual se está narrando la historia, en donde de una a escena otra cambiamos a distintos puntos en la línea del tiempo.

La historia gira en torno a Geralt, Ciri y Yennefer | Foto: Netflix

Sin embargo, si eres primerizo dentro del vasto universo que planeta The Witcher puede que esta cronología te resulte un enredo. Además, de que en un principio la historia puede ser muy difícil de digerir, ya que puede llegar a ser muy poco clara respecto al conflicto que rige al argumento.

En este caso Netflix apostó porque la mayoría de los espectadores ya estuvieran familiarizados con el universo de The Witcher, para así dar por sentado muchos elementos. Esto sin duda, puede confundir y hacer la serie muy espesa para el público que hasta ahora no tenía ni idea de quién era Geralt de Rivia.

Los fanáticos de The Witcher agradecerán esta serie | Foto: Netflix

Fantasía medieval

La serie The Witcher nos describe un medievo inventado y mágico, donde la violencia y conspiraciones entre distintos poderes rigen los destinos de los diferentes pueblos.

The Witcher cumple con todos los elementos para ser considerada una gran serie del género fantástico: intrigas cortesanas donde se mezclan las más altas y bajas pasiones, ambiciones de poder y riqueza, especies y razas fantásticas como elfos, enanos, hechiceras y brujos; criaturas mitológicas como los dragones y monstruos extraídos de lo más profundo de alguna siniestra pesadilla.

Una amplia gama de personajes conforman esta historia | Foto: Netflix

Además, todo se desarrolla en una extensión de territorio gigantesca en la que es posible encontrar distintos escenarios como castillos, grandes ciudades, bosques espesos, pantanos peligrosos, parajes indescriptibles y montañas inhóspitas. Todos recreados a la perfección, en lo que sin duda es una gran acierto y elemento a destacar dentro la serie.

Y por supuesto, todo se nos cuenta con una cantidad desmedida de sangre, violencia, gore, monstruos y una fantasía ocultista que le hace ciertos guiños al cine de terror.

Vale destacar las peleas en The Witcher, otro de los grandes aciertos para la serie. Estas escenas son complejas coreografías sin cortes acompañadas de acciones en cámara lenta que se quedan guardadas en las pupilas. Y hay que decirlo, Henry Cavill da perfecto con el estereotipo de un espadachín salvaje. Un trabajo que reafirma el trabajo como showrunner de Lauren S. Hissrich, quien muestra lo curtida que está tras trabajar como productora en Daredevil.

Las batallas son frenéticas y emocionantes | Foto: Netflix

La fuerza del destino

La narrativa por otro lado, tiene como eje angular el concepto del destino, el cual afectará en gran medida el desarrollo dentro de la historia de Geralt, Ciri y Yennefer. En este sentido, la idea de que existe un destino imperturbable atraviesa no solo a vidas completas, sino a varias generaciones. Así, los actos de los viejos terminan por dejar una marca indeleble en los jóvenes.

En este contexto es donde resulta interesante ver a un Geralt de Rivia que lucha por encontrar su lugar en el mundo, hasta que ese destino lo cruza con una poderosa hechicera y una princesa que terminan por darle esa dosis de sentido y pertenencia que le hacía falta a su vida. Aquí The Witcher muestra que el destino es como una moneda que tiene dos caras: es capaz de alcanzarte aunque intentes huir, pero también puedes ser tú quien decida salir a su encuentro.

La fuerza del destino determina el fututo | Foto: Netflix

En cada episodio hay un monstruo que vencer, un territorio por explorar o una maldición que romper. Y resulta brillante ver cómo estos monstruos, maldiciones y misiones de brujo vuelven sobre sí mismos y sobre el propio Geralt a lo largo de los distintos episodios.

Bajo este marco la serie intenta presentar una narrativa donde también los personajes secundarios tienen un peso específico. Se les quita la etiqueta de comparsa y se dota a cada uno de ellos de una personalidad individual que demuestra que la filosofía de esta entrega, es la de construir un reparto amplio y variado que sostenga un universo y una historia de las mismas dimensiones.

Siempre hay un monstruo que vencer | Foto: Netflix

El mismo Geralt de siempre

Por último, si hay algo por lo que personalmente me gustan los videojuegos de The Witcher (no he tenido oportunidad de leer los libros), es por lo que plantean en relación a la naturaleza del personaje de Geralt de Rivia. Se nos muestran sus principios y la forma en la que el brujo describe y percibe el mundo que lo rodea. Me parece que la serie de Netflix ha logrado mantener la esencia de este peculiar personaje que ya antes ha sabido ganarse el gusto del público.

Tanto en los videojuegos como ahora en la serie, Geralt transita su camino entre un área gris donde la moral y opinión respecto a las distintas circunstancias, aliados y enemigos están en constante transformación. Aquí el personaje irá abriendo un sendero que recorrer al tiempo que va forjándose una identidad a través de sus acciones, decisiones y criterios.

Geralt de Rivia mantiene su escenacia | Foto: Netflix

La serie The Witcher es una entrega que destaca por mantener y conservar los elementos que han hecho grande a esta franquicia, aunque no todo es miel sobre hojuelas; pues por momentos los episodios se alargan más de lo necesario y se debe considerar que si no estás familiarizado con el universo de la franquicia puedes sentir que hay cosas que faltan por contarte, lo que te termina enredando en un mar de nombres que no terminas por entender del todo.

Por lo demás, es una fantasía medieval que nos mantendrá al filo de nuestros asientos, y que siempre nos dejará con ganas de descubrir qué ocurre en el próximo episodio.