martes

22.octubre.2019

AHORA
New Challenger

20:00 - 20:30

A CONTINUACIÓN
Caballeros del Zodiaco

20:30 - 21:00

DESPUÉS
Zero Control (En vivo)

21:00 - 22:00

¿Qué es la adicción a los videojuegos?

Los países que pertenecen a la OMS deberán implementar tratamientos que serán utilizados para ayudar a las personas que presentan adicción a los videojuegos.
Ayax Bellido
(Especial)

En junio pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). En ella, la OMS ha clasificado, por primera vez, a la adicción a los videojuegos como un trastorno mental bajo el término gaming disorder. Este último se encuentra dentro de la sección sobre trastornos mentales del comportamiento o del desarrollo neurológico.

De acuerdo con la descripción dada por la propia OMS en la CIE-11, la adicción a los videojuegos se presenta cuando la persona sufre un incremento en el deseo de jugar y le da absoluta prioridad a este hecho en relación a otros intereses y actividades. Esto significa que los videojuegos ocupan un papel predominante en las vidas de las personas que ya son adictas a ellos. Incluso se llega a extremos donde ni siquiera se toman un descanso pese que las consecuencias negativas de este acto ya son evidentes.

Para la OMS, los videojuegos cada vez tienen un papel más trascendental en las sociedades modernas, por tal motivo, acordar una definición del trastorno y la adicción por el uso de los mismos es un primer paso para que los sistemas de salud pública actúen de forma eficiente ante los problemas que puedan presentar los gamers.

Esta clasificación entrará en vigor el próximo 1 de enero del 2022. Así los países adscritos a la OMS tendrán tiempo para ir alistando los distintos tratamientos y medidas de apoyo que serán utilizados en los casos de personas que presenten gaming disorder.

(Especial)

Características de la adicción a los videojuegos

El ICD es el estándar con el que la OMS diagnostica y define el universo de enfermedades. Este también es utilizado por médicos y expertos para diagnosticar enfermedades y otras afecciones. Éste fue utilizado para dar la clasificación de adicción a los videojuegos en la CIE-11.

Según Vladimir Poznyak, experto de la Organización Mundial de la Salud se espera que con esta medida los servicios de salubridad de los distintos países estén alertas sobre la existencia de esta condición, al tiempo de que ayudan a las personas que lo padecen a tratarlo.

El mismo Poznyak menciona que hay tres características principales para diagnosticar a una persona como adicta los videojuegos:

  1. En el comportamiento de la persona el videojuego tiene prioridad sobre cualquier otra actividad, las cuales pasarán a un segundo plano.
  2. Un patrón de comportamiento persistente o recurrente, incluso cuando las consecuencias negativas ya han sido somatizadas.
  3. El comportamiento del jugador provoca angustias en el mismo. Además de que ocasiona un deterioro en el funcionamiento personal, familiar, social, educativo u ocupacional del individuo.

Para ser considerado como una adicción a los videojuegos, la persona debe presentar alguno de los síntomas durante 12 meses. O bien, este periodo de tiempo puede reducirse en caso de las conductas se consideren como severas.

(Especial)

¿Es una decisión correcta o es prematura?

Las reacciones ante esta decisión de la OMS no se han hecho esperar. Particularmente aquellos que se encuentran relacionados de algún modo a la industria de los videojuegos han fijado su postura. De hecho, Natasha Griffioen, investigadora doctoral en GEMH, mencionó recientemente que la clasificación de videojuegos como una enfermedad mental podría dejar fuera los beneficios de los propios videojuegos para trastornos como la ansiedad y la depresión.

Del mismo modo, muchos estudios de desarrollo y empresas de la industria han mencionado que esta clasificación de adicción a los videojuegos no está sustentada en pruebas que sean lo suficientemente sólidas.

Otros psicólogos y especialistas aseguran que esta decisión de la OMS está motivada por la presión que han hecho países como Corea del Sur y China. Estos últimos llevan años exigiendo la inclusión de la adicción a los videojuegos como un trastorno reconocido por la organización más importante de salud en el mundo. Sin embargo, no han aportado las pruebas necesarias para que así sea considerado.

De momento, hay algunos países que ya han comenzado a tomar medidas para tratar la adicción a los videojuegos. Tal es el caso de Reino Unido, donde se acaba de abrir una clínica para tratar específicamente este trastorno.

(Especial)

¿Qué opinas de que la OMS considere como un trastorno mental la adicción a los videojuegos?