#GOTYxBITME: LOS MEJORES VIDEOJUEGOS DE 2020

2020 será recordado por muchas cosas, pero nosotros solo queremos enfocarnos en sus mejores videojuegos.
Staff
¡Grande, The Last of Us! | Imagen: BitMe

Llegó esa bonita época del año en donde recopilamos y recordamos lo mejor del año. Por lo tanto,  en BitMe nos pusimos de acuerdo para elegir a los Mejores Juegos del Año. Te damos la bienvenida a #GOTYxBITME.

Juegos para sobrevivir a la pandemia, experiencias independientes únicas y títulos polémicos que desataron la ira de los jugadores. 2020 ha sido un año especial (en todos los sentidos) y todavía más especiales han sido los 10 mejores videojuegos del año.

¿Cómo los elegimos? Bueno, cada miembro de BitMe seleccionó sus 10 juegos del año y después de pasarlos por un Excel seleccionamos lo más votados y los ordenamos según las posiciones en que fueron colocados.

Un proceso democrático y justo (al menos para nosotros). Así que sin más por el momento, disfruta de la lista y no dejes de comentar si estás o no de acuerdo con nuestra selección.

10. Fall Guys

El género Battle Royale ha dominado a la industria de los videojuegos durante los últimos años; Call of Duty, Battlefield e incluso Super Mario Bros. entraron a este género, pero no fue hasta la llegada de Fall Guys que la idea de “todos contra todos” encontró un nuevo giro para los jugadores.

En lugar de buscar y acabar con tus enemigos en un campo de batalla, Mediatonic creó un circuito con diferentes obstáculos en donde tu personaje corre sin parar hasta llegar a la meta, para después continuar la acción en el siguiente circuito. Una premisa simple, pero efectiva. La idea se combinó con un diseño divertido para los protagonistas, skins para hacer más llamativo a tu personaje y la posibilidad de probar el juego a través de la PS Plus.

Puede ser que el éxito de Fall Guys no sería el mismo sin la ayuda que recibió de PS Plus, pero su gran mérito, además de cambiar un poco lo habitual en un Battle Royale, es la diversión que pasas enfrente de la pantalla. Con cada partida de este título es seguro que habrá risas, carcajadas, gritos, desesperación, drama y, sobre todo, entretenimiento para todos y todas debido a la simpleza de sus mecánicas y jugabilidad. Un juego que pone la diversión por encima de todo.. y al final eso es lo que importa ¿no? – Enrique Tavera

9. Resident Evil 3 Remake

Capcom apostó por renovar el caos de Raccoon City para traer de regreso a Jill Valentine y a Nemesis en el remake de Resident Evil 3. Justo al inicio de la pandemia mundial, el Virus T se apoderó de nuestras consolas para dejarnos en claro que nuestro amor por los juegos clásicos de esta serie no es una moda pasajera, pero también fuimos testigos de una verdad incómoda: Resident Evil 2 siempre ha sido mejor.

Sin embargo, la experiencia de Resident 3 se compensa con auténticos momentos de acción y terror interpretados por la variedad de monstruos que ahora son más reales que nunca. No solo ha sido satisfactorio tener el regreso de nuestra querida Jill, pues el verdadero rey del remake es Nemesis y su siempre aterradora presencia oculta en los rincones más inesperados de nuestra aventura. Capcom hizo que nuestras pesadillas cobraran nuevas dimensiones, sin importar los cambios que hemos sufrido desde la época del primer PlayStation.

Igual que hace 20 años, el arma más poderosa de Umbrella sigue encontrando la manera de hacernos saltar de nuestros asientos y meternos en problemas con cada aparición que realiza. Gracias Nemesis por volver a nuestras vidas. Iniciar la cuarentena con Resident Evil 3 es quizá una de las ironías más grandes que nos ha dejado el 2020. – Pako Trampas

8. Doom Eternal

Hace mucho tiempo DOOM presentó una verdadera revolución para los FPS. Con el paso del tiempo la franquicia comenzó a perder cierta relevancia, hasta que en 2016 una reedición de la franquicia llegó para volver a subir el estatus de este gran juego. Para 2020 las expectativas con DOOM Eternal, secuela del título lanzado hace 4 años, fueron de las más altas, pero Bethesda logró cumplirlas con creces, convirtiéndose en el mejor juego de disparos en primera persona de la generación, así de sencillo.

A pesar de que carece de un multijugador atractivo, DOOM Eternal cuenta con una campaña perfecta, un gameplay muy bien pulido, una banda sonora increíble que te coloca en el mood adecuado para cada combate, y acción desenfrenada en la manera justa para poder pasar horas de diversión sin igual.

La sensación de jugar DOOM Eternal es única y su dificultad representa un reto descomunal para cualquier jugador que se decida a bajar al mismo infierno para enfrentar sus terribles amenazas. Uno de los títulos obligados a probar en la octava, en la novena y en todas las generaciones de consolas que vengan en el futuro. – Enrique Tavera

7. Crash Bandicoot 4

Crash Bandicoot 4 se convirtió en la oportunidad perfecta para que un personaje, tan querido como el mismísimo Mario, tuviera un regreso entrañable en las consolas de videojuegos. Es extraña la manera en cómo un juego nuevo y desarrollado por un estudio diferente puede sentirse tan familiar y cercano a sus entregas pasadas, ofreciendo además nuevas mecánicas de juego que terminan por definir la personalidad de toda la serie.

La razón del por qué debe jugarse es casi evidente y no me cansaré de recitarla como si fuera un mantra: no es un remake, ni una precuela y tampoco una versión alterna del título; Crash Bandicoot 4 es el siguiente paso en la historia del marsupial que conocimos hace más de 20 años. Y si lo anterior no te ha quedado suficientemente claro, la personalidad del juego y del marsupial hacen que la aventura siga siendo tan divertida como cuando jugábamos en nuestro PlayStation.

La cuarta entrega de Crash Bandicoot demuestra que la franquicia mantiene su derecho a ser recordado como uno de los plataformeros inolvidables. Indiscutiblemente el mejor juego de plataformas del año y muy probablemente uno de los cinco mejores juegos del género en toda la generación. – Pako Trampas

6. Hades

Siempre me han gustado los juegos indies porque encuentran la forma de resolver su poco presupuesto con ingenio, creatividad y mucho amor por el proyecto. Todas estas ideas se encuentran en el cuarto juego roguelike de Supergiant Games: Hades.

Entre “bendiciones y recuerdos”, Zagreo, hijo de Hades, descubrirá que su misión para escapar del inframundo es más complicada de lo que parece, pues tendrá que atravesar el Tártaro, los Asfódelos, el Elíseo y el Templo de Estigia, cada uno con sus respectivos jefes finales. Y por si todo esto fuera poco, nuestro protagonista también tendrá que enfrentarse a su padre y conocer lo que hay más allá del inframundo.

Hades es una apuesta novedosa, que se sale de los lineamientos clásicos de la industria para entregarnos una nueva visión de la mitología griega, con humor único y personajes inolvidables. – Luigi

5. Animal Crossing: New Horizons

Nintendo llevó a Animal Crossing hacia donde todos sabíamos que iría: multijugador en línea y mayor libertad en el diseño de interiores y exteriores. Pero con New Horizons fueron más allá.

El crafting y personalización de herramientas, muebles y prendas no vienen a reinventar el género, pero sí a demostrar cómo se debe hacer. A eso hay que sumar el enfoque de crear y compartir: tus diseños más cool o más graciosos pueden hacer que la isla de alguien más luzca mejor. Al mismo tiempo Nintendo aprovecha la tendencia de los videojuegos como servicio para integrar actividades nuevas y temporadas festivas, mismas que lograron unir a sus jugadores en tiempos difíciles.

New Horizons no solo cautivó a viejos fans de la saga y a gamers ajenos a ella, también convenció a gente que ni siquiera jugaba videojuegos a conseguir un Switch y jugar. Eso no lo logró ningún otro título de este año. Animal Crossing: New Horizons es la nueva barra con la que otros simuladores deberán medirse los próximos años. Con pandemia o sin ella, este juego hizo mucho por el género, la industria y la comunidad de videojugadores en todo el mundo. – Gabriela Castillo (Código Espagueti)

4. Final Fantasy VII Remake

Final Fantasy VII es uno esos juegos clave para entender no solo a la industria sino también al fanático de los videojuegos. Todos esos “Cloud”, “Sephirot” y “Tifa” que encontramos en redes sociales o juegos en línea tienen su origen en el clásico de Square Enix que vio la luz en el primer PlayStation. FF VII no es solo un juego más del montón es una experiencia inmersiva y brillante.

En 2020 la historia de Cloud regresó con la primera parte de aquella legendaria obra, pero esas primera 4 o 5 horas de juego en PlayStation hoy se traducen a más de 40 horas de juego lineal, gráficos en alta definición, música orquestada y un modo de juego que no da espacio a las pausas. Final Fantasy VII Remake regresó para que nuestra imaginación tomase un descanso, y ahora los desarrolladores pudieran presentar aquella aventura tal cual la imaginábamos, aprovechando el poder de la PS4.

Sabemos que la industria del entretenimiento sufre por las remasterizaciones, remakes y reboots, pero cuando un juego reaparece como lo hizo Final Fantasy VII este año, las quejas se convierten en aplausos y las obras tienen una segunda oportunidad para inspirar a una nueva generación de jugadores. – César Ovando

3. Ghost of Tsushima

Sin importar nuestras preferencias hay que reconocer que este fue un año destacable para PlayStation 4. Es probable que la secuela de The Last of Us fuera suficiente para convertir a la consola en la más importante del año, pero no nos olvidemos de otra de las joyas que nos entregó este 2020: Ghost of Tsushima, un proyecto al que Sucker Punch prácticamente le dedicó toda la generación para perfeccionarlo al punto que se convirtió en uno de los mejores títulos del año.

Con un combate balanceado que nos recuerda a The Witcher III y Dark Souls, Ghots of Tsushima es la aventura samurái que necesitábamos esta generación… y probablemente la más importante de toda la historia de los videojuegos. Su mundo abierto, rico en detalles, y sobre todo su asombrosa ambientación y un fuerte corte cinematográfico terminaron por convertir a la obra en una de las experiencias más interesantes y atractivas del año. Y claro, una vez dentro del juego la idea tomaba forma en pro de una historia brillante, contada de forma excepcional y con personajes que te importan desde los primeros minutos de juego.

Con Ghost of Tsushima, Sony lleva sus juegos cinemáticos a un nuevo nivel, donde el protagonista no solo es un samurái en busca de redención y venganza, sino también los asombrosos paisajes del Japón feudal, la atmósfera de las peleas que nos lleva a una película de Akira Kurosawa o la ambientación que nos hace pasar horas en el modo foto. Sin duda una propuesta que pocas veces podemos ver en la industria. – Bruno Salazar

2. Ori and the Will of the Wisps

Ori and the Will of the Wisps destaca en todos y cada uno de sus apartados, con niveles entretenidos que aprovechan al máximo todas las mecánicas que provee el género de plataformas para crear un juego entretenido de principio a fin.

A esto debemos sumar un apartado gráfico y un diseño de audio que nos permiten adentrarnos de forma totalmente inmersiva en los misterios que guarda el bosque de Nible, al tiempo que que vamos revelando el verdadero destino de Ori, en una narrativa emotiva que enaltece valores como la amistad, valentía, solidaridad, armonía y sobre todo, el sacrificio que siempre conlleva seguir las causas correctas.

Los fanáticos de las plataformas seguro ya lo aman pero no hay que ser una experta o experto en el género para comprender y gozar de la belleza que representa Ori and the Will of the Wisps. – Ayax Bellido / Loretta Chantiri

1. The Last of Us Part II

Aceptar que nuestras expectativas sean complacidas por la industria del entretenimiento es una constante clave en los tiempos que vivimos. Los Vengadores pudieron vencer a Thanos, Batman no se casó para seguir siendo un justiciero, Star Wars no terminó con el Episodio IX. Somos una audiencia mimada por experiencias que responden al capitalismo. Y, hasta cierto punto, puede ser no tan malo que recibamos lo que queremos cuando lo queremos, pero eso nos deja vulnerables al cambio.

Y es que a pesar de que The Last of Us Part II no es una revolución dentro de la industria, su resultado mediático ha dejado en claro que los mimos y apapachos han convertido a los jugadores en seres un tanto despreciables. Entre amenazas de muerte, quejas en redes sociales y devoluciones, la obra de Naughty Dog vio opacada su fuerza narrativa por culpa de la inconformidad de un grupo de jugadores que al final del día no entendió del todo el camino de Ellie, la protagonista que juraron proteger 7 años atrás.

The Last of Us Part II es un juego que no viene a complacer a la crítica, los jugadores o la industria. La secuela solo responde a sus creadores, encabezados por el genial Neil Druckmann, y a nadie más. Su misión en este mundo es incomodar a aquellos que abrazaron la propuesta inicial, al mismo tiempo que los empuja a experimentar una nueva y arriesgada visión del humano en un mundo que ha sido abandonado por Dios.

Naughty Dog entregó una obra maestra porque supo balancear gameplay, historia, narrativa, acción y drama en un juego de más de 20 horas. Sin exagerar en la campaña, con una agenda política que pueden defender hasta la muerte y con el peso de tener uno de los mejores videojuegos de la historia en sus espaldas. The Last of Us Part II es una obra maestra porque despertó en los jugadores emociones pocas veces vistas con tanta belleza. The Last of Us Part II es el juego del año porque se arriesgó a cambiar lo que todos esperábamos. – César Ovando

#GOTYxBITME

***

Lo mejor del anime está en BitMe: Naruto, Mazinger Z, Caballeros del Zodiaco, Sailor Moon y Guerreras Mágicas, no te pierdas todos los días de la barra de anime que tenemos para ti.

Checa la programación de BitMe aquí

Publicidad
Publicidad