sábado

14.diciembre.2019

A CONTINUACIÓN
Mazinger Z (Maratón)

7:00 - 7:30

DESPUÉS
Sailor Moon (Maratón)

7:30 - 9:00

Tres juegos piratas que marcaron el rumbo de PlayStation en México

Un mercado que ayudó desde lo ilegal.
Enrique Tavera
No todos los héroes usan capa | Foto: Pepsi

Hace 25 años PlayStation llegó a nuestras vidas para entregarnos horas de diversión y muchos juegos que han quedado guardados en nuestros corazones. La clave de su éxito estuvo no solo en la tecnología que le permitió competir contra el Nintendo 64, sino también en su catálogo de juegos tanto originales… como piratas. 

La explosión de popularidad de esta consola en México viene de la mano con la venta de copias ilegales prácticamente todos los títulos de PlayStation. En los distintos mercados o bazares de la Ciudad de México existía al menos un local en donde se podían comparar este tipo de copias “piratas” a precios bastante accesibles; en aquella época un juego original de PlayStation tenía un costo de entre 600 y 800 pesos mexicanos, mientras que los títulos piratas rondaban los entre los 20 y 50 pesos.

Una de las consolas que definió los años noventa | Sony

Es probable que muchos de los títulos que conociste a través de PlayStation hayan sido originales, pero existen tres juegos que seguramente eran piratas en la casa de tu amigo o en la tuya.

Pepsiman

Sin lugar a dudas, este es el ejemplo perfecto de piratería y los videojuegos. Pepsiman fue un título desarrollado por el estudio japonés KID, en el juego tienes que evitar obstáculos, correr y saltar, mientras el protagonista avanza de forma automática hacia adelante sin detenerse. Este juegos resultó atractivo por su increíble simpleza, pero en ciertas ocasiones era bastante tedioso debido al exceso de publicidad… ¿pero qué podíamos esperar de un juego con Pepsi en el nombre?

Este título fue exclusivo para el mercado japonés, pues a pesar de que muchos publishers intentaron llevar el juego a Estados Unidos éste nunca lo logró salir de la isla. Pepsiman se quedó en Japón seguramente por no poder encontrar un acuerdo entre la marca de bebidas y los derechos del personaje.

Sin embargo, gracias a la piratería Pepsiman pudo cruzar el océano con rumbo a occidente y en México se convirtió en un gran éxito. Era muy común jugar este título con amigos y platicar acerca de él en la escuela y, aunque sería una falacia mencionar que todos en nuestro país tenían el juego pirata, es muy probable que pocos de tus conocidos invirtieran en traer el juego desde Japón.

Tampoco es difícil imaginar que la popularidad del refresco que da nombre al superhéroe haya desatado la popularidad del videojuego en México. Piénsalo, en aquellos días los Pepsilindros todavía rondaban por las tiendas así como las Pepsi Cards, por lo que un juego de tu refresco favorito era un éxito seguro para los puestos de juegos en los tianguis.

Crash Bandicoot 3 en 1

Conforme pasaba el tiempo, la instalación de chips que modificaban tu PlayStation para poder jugar juegos piratas se hacían más y más famosos. Estos modchips permitieron que la consola pudiera leer juegos desde cualquier región, eliminando por completo los bloqueos regionales para disfrutar de Pepsiman, por ejemplo. Esto también provocó que comenzaran a aparecer juego apócrifos por culpa de herramientas no oficiales e ingeniería inversa.

El mejor ejemplo de estos juego modificados fue la recopilación de Crash Bandicoot; la trilogía de Crash se podía encontrar en un solo disco en varios puestos, con todo y un menú especial y por tan solo 20 pesos. Obviamente Naughty Dog nunca lanzó una recopilación así para este juego… vaya, tuvieron que pasar 20 años para que el marsupial pudiera reunir sus tres juegos en un solo disco dentro de la Crash Bandicoot N. Sane Trilogy.

Este hecho favoreció a que los locales de videojuegos piratas comenzarán a vender este tipo de artículos con más de un producto por un precio bastante bajo. La piratería comenzó a expandirse de tal manera que en 1996, Sony presentó demandas contra muchas compañías que promocionaban tales modchips y juegos pirateados, pero nunca fue suficiente para contrarrestar todo el mercado negro de ese entonces.

Winning Eleven… Liga Mexicana Edition

El género de deportes en Latinoamérica es muy socorrido y más si se trata de fútbol. Durante la década de los noventa podías escoger entre los primeros títulos de FIFA y Winning Eleven (mejor conocido como PES en occidente) pero en ocasiones podíamos encontrar el juego con cambios más que interesante. Los puestos piratas tenían versiones conocidas como “Liga Mexicana” en donde se podían ver a los futbolistas del balompié azteca como personajes jugables.

Este título era una versión no oficial del juego desarrollado por Konami que tenía a toda la liga mexicana como parte de las escuadras que podías elegir. Los nombres oficiales de los jugadores, los uniformes, los escudos e incluso las vallas de publicidad eran “idénticas” a las que podíamos ver en los estadios de la primera división mexicana de fútbol.

Desde ese entonces, PES ya contaba con una herramienta de edición en donde podías hacer diferentes modificaciones, pero esto era realmente impresionante. Al igual que Crash Bandicoot 3 en 1, las versiones modificadas de Winning Eleven requerían de una modificación más técnica para todos los detalles disponibles. De hecho, esta situación se mantuvo como una “tradición” en los juegos deportivos hasta 2004 con el lanzamiento de FIFA 2005 y la inclusión oficial de la Liga Mexicana al juego.

¿Tienes algún recuerdo de PlayStation y la piratería?