Reseña: Cyberpunk 2077, la peor forma de presentar un candidato a Juego del Año

Wake the fuck up, Samurai! We have a city to burn.
César
La delgada línea entre el GOTY y la decepción del año | Imagen: WBI

Detrás de todos los errores, memes y demás comentarios, en Cyberpunk 2077 se esconde un juego emocionante y divertido, pero que está muy lejos de las promesas que CD Projekt Red le hizo a la industria de los videojuegos durante los últimos 8 años. Entre las altas expectativas y los errores del juego, nuestro paso por Night City fue poco espectacular y con distracciones que no terminaron por atraparnos de la misma forma en que lo habían hecho los avances del juego. Una oportunidad que odiamos se haya desperdiciado, pero que esperamos sirva de ejemplo para el resto de los desarrolladores y publishers.

En fin. A más de un mes después de su lanzamiento y con el hype más bajo que nunca, llegó la hora de hablar a fondo sobre Cyberpunk 2077… el juego que deja en claro que la línea entre el GOTY y la decepción del año es sumamente delgada. Pero antes de continuar con la reseña me gustaría dejar una cosa muy clara: que un videojuego sea malo o no sirva no es culpa de las expectativas. Decir lo contrario es justificar el mal manejo del estudio o publisher, y, en consecuencia, se culpa a la persona que fue a comprar el juego. ¿Qué sentido tiene no esperar un juego, película o cualquier producto? Es igual de absurdo que desear que algo (lo que sea) esté malo solo porque lo espera mucha gente. Hay que madurar un poco.

¡Buuuuuenos días, Night City!

Cyberpunk 2077 nos coloca en los pies de V, un personaje que, si bien creamos nosotros, tiene un pasado programado por los desarrolladores que responde a tres orígenes diferentes: chico de la calle, nómada o corpo. Esta decisión afecta principalmente el inicio del juego, pero tiene detalles importantes a lo largo de la historia; nada que invite a terminar el juego más de una vez, pero al menos querrás ver qué pasó en YouTube. La combinación de conceptos permite que nos sumerjamos de forma personal a la historia, sin descuidar que la campaña nos vincule totalmente al protagonista, o sea V.

Imagen: Warner Bros. Interactive

V se convierte en el vehículo de la trama para el jugador y en la figura clave para entender Night City. Y en este punto es conveniente mencionar que dicha ciudad es un desastre futurista lleno de dolor y decadencia, donde el capitalismo ganó, las diferencias sociales están más marcadas que nunca y la tecnología se convirtió en el opio de las masas. Night City es una advertencia para nuestro presente, y al mismo tiempo una fantasía de ciencia ficción que quieres experimentar por completo. Gran parte de la magia del juego está en la ciudad y en cómo ésta ha definido a sus habitantes.

Para V, y muchos de los personajes, la vida es una carrera contra la muerte en la que el premio mayor no es sobrevivir, sino convertirse en una leyenda o, lo que es lo mismo, en el nombre de una bebida del bar más popular de la ciudad. No hay futuro, pues éste ya demostró que solo existe la decadencia, y la felicidad únicamente se vende en las esquinas. Vivir Night City es toda una experiencia y la historia de V es solo una de las miles que podríamos conocer en el juego… aunque en realidad llevamos dos historias al mismo tiempo.

Después de familiarizarnos con V y tras una misión que resulta en todo un desastre, nuestro protagonista termina infectado por una suerte de parásito virtual que hará todo lo posible por quedarse con el cuerpo de su huésped. Es justo aquí donde entra a escena Johnny Silverhand, un viejo rockero revolucionario que fue atrapado en forma de datos por culpa de la misma corporación que casi acaba con V. Johnny tiene 50 años muerto o, mejor dicho, lleva 50 años en una memoria USB de 2077; sus memorias, habilidades, pensamientos y personalidad fueron capturados en su totalidad, lo único que ya no existe de Jonnhy es su cuerpo.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Lo que en un principio parecía una historia típica se convierte en un experimento narrativo que lleva la idea de Fight Club a un nivel pocas veces presentado con tanta belleza. La historia de ambos comienza como una lucha por el control del cuerpo e incluso por los ideales del personaje, pero conforme todo avanza el panorama ofrece más posibilidades para el jugador a través de situaciones que responden a la naturaleza de Night City. De repente convertirse en leyenda no es una meta, sino una obligación para la persona que está detrás del control.

Con la mierda hasta las rodillas y la posibilidad de perderlo todo, V y Johnny se perfilan a dos puntos clave de la historia: salud y venganza. V no quiere desaparecer, pero Silverhand quiere aprovechar la segunda oportunidad que le ha brindado el destino. Y si bien al principio ambas historias son incompatibles, llega un punto de la historia en la que todo se une para que ambas partes salgan beneficiadas, al menos momentáneamente.

Cyberpunk 2077 se divide en tres actos: un largo comienzo, un intenso clímax y un desenlace lleno de posibilidades. La primera parte es demasiado larga e incluso puede ser tediosa… vaya, pasan como 4 horas antes de que acabe lo que podría ser considerado como el prólogo. Por otro lado, el segundo acto es la pieza clave del juego, lo que te hace conectar con la obra, los personajes y la ciudad. Unas 20 horas de juego dedicadas por completo a conocer Night City a través de balaceras, carreras y escapes peligrosos.

Imagen: Warner Bros. Interactive

El segundo acto no solo conecta los puntos clave de la historia, sino que además logra que el jugador conecte totalmente con los protagonistas y hasta nuestros héroes pueden encontrar algunas similitudes en sus misiones. Obviamente no vamos a entrar en detalles, pero vale mucho la pena que le dediques todo el tiempo posible a las misiones secundarias, pues hay suficiente contenido narrativo y jugable para hacer más grata e inmersiva la experiencia de juego.

Y bueno, el desenlace de la historia (en cualquiera de sus finales) responde totalmente a lo que viviste jugando el acto dos y no solo en un sentido de continuidad, sino que la inmersión y el tiempo invertido dan totalmente en el clavo según la decisión que tomes para el final final. Si ya pasaste más de 60 horas jugando es poco probable que lo que encuentres al final te decepcione… aunque siempre cabe la posibilidad.

Imagen: Warner Bros. Interactive

En otros aspectos relacionados a la historia, hay que destacar la interacción de V con Silverhand, pues como ya mencionamos tiene un poco de Fight Club en cuanto a la actitud que los personajes reflejan en diferentes momentos. Sin embargo, Johnny es principalmente un Pepe Grillo para V, lo que da un toque especial a la narrativa y la presentación de los personajes, con un toque de locura que no esperábamos. Por supuesto, ayuda el hecho de que Keanu Reeves sea Johnny Silverhand, pero el tratamiento del guion y sus intervenciones tienen un tino perfecto en la campaña y misiones secundarias.

Por otro lado, esa conjunción de personalidades no logra transportarse con la misma fuerza a los personajes secundarios que viven en Night City. Salvo Jackie, a quien conocemos muy al principio de la historia, el resto de nuestros colegas son bastante disparejos y no siempre es interesante tratar con ellos. De hecho, si no fuera porque la trama les da fuerza, fácilmente pasarían inadvertidos para muchos jugadores. La referencia inmediata en este caso es The Witcher, pues desde Ciri y hasta Yennefer o Triss son de vital importancia para Geralt, no para la historia como tal, sino para nuestro héroe, lo que no se siente igual en Cyberpunk.

Aquí vale la pena aclarar que sí existen personajes clave para la historia que debes retomar desde algunas misiones secundarias, pero muchas de las cosas que podemos lograr con ellos responden al género que elegimos al inicio, por lo que no siempre podrás llevar una relación a un nuevo nivel y tendrás que atenerte a lo que ya está programado. Y, según he leído, puede que la interacción con estos personajes al final de la historia ni siquiera necesite que le hayas dedicado algunas horas de juego, por lo que el desenlace no será tan contundente.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Personalmente disfruté mucho la relación que el juego me ofreció con una chica a las afueras de Night City, pues la historia me llevó a hacer clic por completo con dicho personaje; lo que le brindó un punto extra a toda mi experiencia de juego. Si ya estás disfrutando de Cyberpunk 2077 dedícale un rato extra a las misiones secundarias, son pocas y efectivas para lograr que el juego te dé todo lo que tiene.

Luces neón y humo de cigarro

Una vez que nos dejamos llevar por la historia habrá momentos en los que tendremos que activar una misión secundaria o dar una vuelta por todo Night City. Si hacemos lo segundo descubriremos que el juego es un mundo abierto bastante sencillo, pero muy bien ejecutado. Y por sencillo me refiero a que no hay un cambio radical de lo que hoy en día tenemos en juegos como Red Dead Redemption 2, GTA V o Assassin’s Creed.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Las mecánicas básicas están ahí: robar autos, detener maleantes, recolectar objetos, hackear o customizar a nuestro protagonista. Después de explorar por varias horas la ciudad y activar algunas de sus mecánicas, no se siente que haya algo que la haga distinta a otros lugares virtuales. Ni siquiera la combinación de RPG con Sandbox le da un toque diferente, más allá de las habilidades disponibles o la constante subida de nivel y experiencia.

De la misma forma, la combinación de juego en primera persona con mundo abierto es complicada, pues la acción es mucho más sencilla de lo que podríamos esperar y en algún punto puede que hayamos recibido tanta experiencia y armas legendarias que lo único que necesitamos es una buena mira para salir adelante. Cyberpunk 2077 se siente un poco incompleto en su variante de RPG, ya que este punto busca resaltar ideas relacionadas con la mejora del personaje únicamente y no tanto con la toma de decisiones a la Mass Effect.

Cyberpunk 2077 funciona mejor como un juego de acción en primera persona, donde las balas no parecen tener fin y los rivales salen de cada esquina. Una vez que te acostumbras al juego es más fácil entenderlo y vivirlo como un FPS que como un RPG. Sin embargo, todavía puedes sacarle jugo a la variante de rol con las opciones disponibles, pero arriesgándote a romper el juego y hacerte la vida MUY sencilla.

Imagen: Warner Bros. Interactive

CD Projekt Red replica la fórmula de The Witcher, sustituyendo la magia por la tecnología y los hechizos por modificaciones corporales. Tenemos un montón de opciones para el cyberware, una serie de implantes tecnológicos que se combinan sin problemas con el cuerpo humano y pueden incrementar tu vista o hacer más resistentes tus articulaciones… hasta puedes actualizar el sistema operativo de tu cuerpo y ganar más y más habilidades. Lamentablemente esto solo se explora en el mundo abierto, pues como tal no hay un elemento en la campaña (fuera del inicio) que te invite a comprar mejoras.

En la misma línea de ideas está el árbol de habilidades para V: características físicas, uso de armas, y habilidades, solo que aquí le agregan inteligencia y serenidad, para abrir más opciones en las conversaciones; lo que da igual en el resultado final, pero funciona cuando vemos todo el estilo del juego. Avanzar por este árbol es complicado, pues además de las habilidades como tal, también debes hacer crecer un elemento más general como la Inteligencia o la Fuerza. Y ya ni siquiera pensar en llenar todo el árbol, lo que obliga al jugador a concentrarse en un solo elemento o subir muy poco cada uno; una decisión de diseño extraña, pero conveniente para no romper tan rápido el juego.

Cyberpunk 2077 se disfruta como un juego de acción en donde la historia tiene una mejor y mayor profundidad que un Call of Duty, por poner un ejemplo, pero que tampoco se desborda en opciones y desarrollo de personajes a la Fallout o Skyrim. Es un poco triste que las conversaciones en ocasiones no terminan en nada distinto respecto a la historia, y solo sirven para explorar los diálogos y la psique de los personajes. Hay que decirlo, en algunos puntos el tema del RPG se siente incompleto.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Sobre el gameplay general no hay mucho que decir. El uso de las armas, ataques y demás habilidades funciona como debería, sin ser nada espectacular, lo mismo con el manejo de vehículos o la creación de armas y munición a través de un menú mucho más sencillo que The Witcher. La mala noticia es que Cyberpunk no presenta nada nuevo en relación a los géneros que toma. El hackeo termina siendo más simple que en Watch Dogs. Para el mundo abierto la cosa no cambia nada en relación a lo que puedes hacer en Los Santos… incluso hay menos cosas que hacer. Y al tratarse de un gatillero en primera persona tampoco ofrece gran innovación.

Quizá el elemento que más destaca de todo el juego, al menos por la forma en que se adaptó, es la neurodanza, una especie de video en realidad virtual (dentro del juego) que nos permite analizar recuerdos. Dentro de la historia recurrimos a la neurodanza para encontrar pistas, pero su encanto está en las calles de Night City e incluso en los negocios, pues estos “videos” son parte de las experiencias futuristas que ofrece la ciudad e incluso son editados por profesionales para hacerlos más emocionante o excitantes. Al final es una grabación interactiva, pero la presentación es mucho más interesante que un simple video.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Al final del día, la clave de Cyberpunk está en la ciudad y en el diseño de producción que CD Projekt Red le puso a todo el juego. Mientras que las mecánicas principales y hasta la historia son relativamente normales, Night City sí es un lugar que sorprende por lo grande y magnífica que puede llegar a ser. La combinación de San Francisco, Los Ángeles y Tokio, con las llanuras desérticas a la Mad Max y las favelas olvidadas por Dios, brindan un lugar único en la industria, lleno de referencias a la cultura pop y que por primera vez podemos explorar con total libertad.

Night City es la clave de que el juego funcione y te envuelva, pero esto solo funciona con fines estéticos, o sea “más estilo que sustancia”. Night City se ve hermosa y con detalles que seguramente volvieron locos al equipo de desarrollo, pero no tiene esa magia de GTA V o RDR 2 en donde los habitantes pueden hacerla sentir viva. Soltar un disparo en el mercado de Japantown hará que algunos corran, pero la mayoría de los NPC seguirán su programación normal. Un choque no genera una pelea, pero el auto del afectado se queda inmóvil… cómo si no supiera qué más debe hacer. Y esos son solo un par de ejemplos.

Night City está muy lejos de ser compleja y realista, pero está llena de lugares que quieres visitar, anuncios que quieres consumir y personajes que llevan más estilo que cualquiera de tus amigos pretenciosos. Night City se ve increíble, pero no tiene alma. Y en un mundo abierto eso puede afectar mucho al jugador; situación que se refleja en las misiones secundarias. Después de 20 horas de juego se siente que no hay mucho que hacer más allá de la campaña, lo cual nos lleva a otra extraña decisión de diseño.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Un poco forzado, pero se supone que los puntos de experiencia dentro del juego son la reputación de V y entre más reputación más gente te busca para hacer trabajos sucios. Es por ello que al explorar Night City no encuentras nada nuevo en cuanto a la historia, pues los chicos malos son los que te van a buscar a ti y una vez que ellos te hablan puedes comenzar a sacarle jugo a la ciudad. Así que ojo con las llamadas que recibes.

En fin. Unos minutos en la ciudad te ayudarán a entender la fascinación tecnológica que invade las mentes de todos sus habitantes, al mismo tiempo que descubres pequeños detalles en los nombres de las zonas o edificios que parecen salidos de Blade Runner. Night City es la estrella de Cyberpunk y eso que no es la mejor ciudad de un videojuego.

Vaya Cyberpunk ha muerto…

Lamentablemente para poder explorar Night City o acabar la historia tenemos que experimentar la enorme cantidad de errores que hay en el juego. Esta reseña se hizo con la versión de PC de Cyberpunk 2077 y aunque en un inicio los problemas eran menores, conforme acumulamos horas de juego la situación llegó a niveles desastrosos. Como ya mencionamos, dichos errores hacen que tu atención se desvíe y pierdas el ritmo de las acciones e incluso de la historia.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Los errores más comunes en mi partida fueron la desaparición del GPS, objetos que se quedaron paralizados en medio de una animación, personajes que no cargaron textura, árboles que se mueven como si fueran inflables de concesionaria, llamadas dobles y, la peor de todas, la imposibilidad de elegir una respuesta en medio de una conversación. Dichos errores no solo afectan el ritmo, sino que hacen tedioso el seguir jugando durante varias horas y eso puede aburrir al jugador.

Y claro, los anteriores fueron únicamente los más comunes, pero también hubo varios particulares como la moto de Akira que se atora constantemente en los basureros y el asfalto o un auto que se quedó en el aire y cada vez que salía moría por la caída y justo en ese momento se hizo el punto de guardado, por lo que tuve que retomar un punto previo para poder seguir jugando. Y muchos más que olvide. Cyberpunk 2077 está mal hecho. Más allá de que no debía salir en Xbox One y PS4, esta cosa no debió salir en PC.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Esta no es la conclusión de la reseña, pero pueden tomarla como tal: no deberían jugar Cyberpunk 2077 hasta que CD Projekt Red pueda asegurar que el juego está totalmente terminado. Simplemente no parece que el juego esté listo, ni siquiera en PC, porque el peligro constante de un error está presente y es una grosería que tengas que buscar otro archivo guardado para poder continuar jugando. Y ni siquiera estamos hablando de la peor versión del juego.

PC Master Race + Cyberpunk

Independientemente de los errores, Cyberpunk 2077 en PC corre más o menos bien. Visualmente es una cosa increíble corriendo en una GeForce RTX 2080 Ti junto a un procesador Intel i7 (10th Gen). Claro, hay que pasar por los ajustes del juego para poder equilibrar algunas cosas, sobre todo en el trazado de rayos, pues consume demasiados recursos y entorpece por algunos momentos la experiencia. Ya hay varios manuales en línea para ajustar Cyberpunk 2077 y vaya que funcionan.

Si tienes una PC Master Race armada y que no le pide nada a los juegos más exigentes puede que Cyberpunk no te dé tantos problemas. Pero si piensas jugar con los requisitos mínimos establecidos por CD Projekt Red te sugerimos esperar a que el juego esté terminado, pues la optimización tampoco es la más adecuada por el momento. Los requisitos señalados por los desarrolladores no son los ideales y debes checar a detalle si tus componentes soportan el juego y después ajustar las opciones para tener una partida decente… cuando menos.

¿Vale la pena gastar en una tarjeta gráfica para jugar Cyberpunk? Es una pregunta complicada, pero si lo tuyo es la PC Master Race dale sin preocuparte y espera lo mejor de tu compra, sobre todo porque si puedes correr un juego incompleto podrás con lo que sea. Por otro lado, si eres un jugador casual y apenas le vas entendiendo a este tema, te recomendamos tener paciencia y seguir esperando las actualizaciones del juego. Cuando todo esté en su lugar vuelve a intentar con tu equipo actual y espera lo mejor… así sirve que vas ahorrando.

En nuestra experiencia, hay momentos en los que nos preguntamos si era error del juego o si nuestros componentes no estaban a la altura. Pero una vez que metimos la GeForce RTX 2080 Ti junto al i7 (10th Gen)… quedó claro que era un problema del juego. Sin embargo, en términos visuales y de rendimiento Cyberpunk 2077 puede ser esa promesa que tanto anhelamos en los últimos años. Aunque definitivamente esperamos que las actualizaciones terminen de ajustar los problemas de optimización existentes.

Imagen: Warner Bros. Interactive

¿Pastilla roja o pastilla azul?

Generalmente esta parte de la reseña es para hablar sobre los apartados técnicos del juego, pero éstos ya se han ido desglosando a lo largo de todo este texto. Por lo que solo queda recordar el gran trabajo visual de toda Night City en combinación con la ambientación, personajes y detalles esparcidos por toda la ciudad. Ya sea en las noticias en un elevador o en los espectaculares de la calle, todo tiene un sentido dentro de ese mundo y puede ser tan alarmante como seductor para el jugador.

Cyberpunk 2077 tiene tanto estilo que es difícil entender cada mensaje que vemos en las calles, pues la combinación de culturas con su toque futurista es simplemente asombroso. Tanto las palabras que se usan en la ciudad, como las diferencias que hay entre las corpos y los nómadas son increíbles. Ya sea por colores o la forma de vestir, los aditamentos en el cuerpo o los peinados, e incluso por la música que se escucha alrededor, cada rincón de la ciudad tiene algo que decir y depende de ti el escucharlo o ignorarlo.

La música es otro elemento a tener en cuenta, sobre todo la banda sonora que acompaña a la obra desde los menús y hasta las secuencias de acción, rescatando todos esos elementos de Blade Runner y Ghost in the Shell, pero con un toque propio que hace increíble la banda sonora. Por otro lado, la radio se queda corta en cuanto a opciones, pero en algún momento te acostumbras y no es algo que afecte la experiencia. Y claro, las actuaciones de voz en inglés son el toque perfecto para la obra, con todo y ese extraño pero familiar toque de la frontera que guarda sus sorpresas para los mexicanos.

Imagen: Warner Bros. Interactive

Jugué un poco el juego en español de España y me llevé una grata sorpresa al escuchar las voces de actores mexicanos en Judy y Jackie. Lamentablemente en México solo hay una versión subtitulada, pero incluso los subtítulos guardan frases increíbles como “por su pollo”, “no mames” y muchas más. Ojala Warner Bros. Interactive le hubiera metido presupuesto para el doblaje en latino, pero no te preocupes pues en Inglés funciona perfecto.

Cyberpunk 2077 es muy probablemente el juego más espectacular del año pasado. Su atención al detalle es tan enfermiza como la de Rockstar Games en RDR 2, pero su mundo, contexto y personalidad supera por mucho lo que vimos a lo largo de 2020. La combinación de elementos visuales es simplemente alucinante y cuando todo el escenario se mezcla con la narrativa… bueno, hay un juego que (casi) vale la pena experimentar.

Lágrimas en la lluvia

Imagen: Warner Bros. Interactive

Blade Runner con Ghost in the Shell. Grand Theft Auto con The Witcher. Matrix con Inception. Fight Club con Pinocho. Rápidos y Furiosos con Mad Max. Cyberpunk 2077 tiene todos los elementos para ser grandioso, para ser el juego del año y para cumplir las expectativas de todos los jugadores. Pero el juego todavía no está terminado.

No sabemos cuánto le falta para quedar al cien por ciento, pero le falta mucho. No seremos irresponsables y te recomendaremos comprar o probar un juego con errores garrafales y sin fin de quejas por todos lados. Ni siquiera valdría la pena recomendar la versión de PC, porque también tiene cosas que deben corregirse cuanto antes. Te invitamos a esperar a que Cyberpunk 2077 de verdad esté finalizado para que puedas experimentar de la mejor forma la vida de Night City… porque hoy no vale la pena hacer ese gasto.

Cyberpunk 2077 está muy lejos de ser perfecto, pero sus ideas nos dejan en claro que el CD Projekt Red que tanto amamos está vivo… debajo de todos los errores.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

Publicidad
Publicidad