Reseña: Demon’s Souls, la primera gran revelación en la corta vida de PlayStation 5

Un sorprendente remake se convierte en el mejor exponente de PS5.
César
¿Listo para entregar tu alma a la nueva generación? | Imagen: SIE

Me inquieta un poco pensar en todas aquellas personas que compraron un PlayStation 5 junto a Demon’s Souls… hasta cierto punto me parece algo masoquista. Pero entiendo que ese momento de “lo logré” es una sensación bastante emocionante para los jugadores. Y claro, todas las horas de juego que ofrece este remake también lo convierten en un título perfecto para estrenar una consola.

Demon’s Souls es una de esas experiencias clásicas que se ocultan en medio de los juegos AAA como The Last of Us o Miles Morales. Un juego que no depende de nada más allá de su sistema de juego para triunfar entre las masas o para generar una audiencia llena de lealtad con una idea desafiante. Eso sí, Demon’s Souls puede oscurecer tu alma si no tienes la paciencia adecuada.

Almas de demonios

El Demon’s Souls original salió de forma exclusiva en PS3 durante febrero de 2009. Para cuando me enteré de su existencia, allá por 2011, ya era un juego caro y difícil de conseguir, así como bastante popular por su dificultad, sobre todo entre aquellos que aman quejarse de las guías en YouTube. Sin embargo, lo que yo sabía de aquel juego era solo el comienzo, pues sus inicios humildes se convirtieron en toda una experiencia de las últimas dos generaciones, transformando a From Software, sus desarrolladores, en uno de los estudios más respetados y reconocidos del medio.

A Demon’s Souls le siguieron tres Dark Souls, Bloodborne y Sekiro, mientras que Elden Ring se encuentra en desarrollo. La fórmula, aunque un tanto diferente, conserva la idea de presentar una aventura complicada, llena de muertes y con un sistema de juego que incluso podría resultar agobiante. Pero con el encanto de ser único… o al menos eso dicen los fans. Particularmente odio que un juego me haga sentir como un idiota, pero me tocó la reseña y al menos puedo decir que la pase bien… cuando no quería tirar todo a la basura y regresar a Miles Morales.

Probablemente la gran introducción es para justificar mi manques, pero un poco de paciencia puede hacer que la experiencia no sea una tortura sino una oportunidad. Como ya mencioné Demon’s Souls es el primero de una variada lista de juegos desarrollados por From Software, solo que en esta ocasión la obra llega bajo el manto de Bluepoint Games, un estudio que ya demostró su valía al poner al día el genial Shadow of the Colossus. Independientemente de todo esto, lo que más me sorprende es que Sony haya puesto este juego como un título de lanzamiento.

Imagen: SIE

¿Por qué? Porque el juego original es de nicho, por lo que solo aquellos que estén muy enterados de la industria (o los que siguen comprando juegos por su portada) le van a dar una oportunidad. En general, es TODO lo contrario a Miles Morales.

Mátenme porque me muero

Demon’s Souls nos coloca en un loop casi infinito de muerte y perdición en el que nuestro protagonista debe recorrer varios mundos para liberar las almas que han caído tras la terrible invasión de seres demoníacos a Boletia. La particularidad del juego es que, por culpa de su dificultad, constantemente tendremos que regresar al punto de partida, pues será complicado avanzar entre enemigos complejos y muy bien escondidos, por lo que la muerte nos acecha a cada paso, literalmente.

Más allá de la complejidad de la historia, el lore del juego (bastante desarrollado, por cierto) y los personajes, la dirección de Demon’s Souls está enfocada en su sistema de juego, apostando por un reto descomunal y una conexión entre jugadores que va de la amabilidad a la burla en cuestión de unos cuantos mensajes. En pocas palabras, lo que importa es jugar, jugar y jugar hasta que puedas avanzar del punto que parece imposible y repetirlo hasta que lo termines.

Para algunos puede ser divertido y emocionante, para otros es una situación personal y muchos más lo pueden considerar un martirio, pero todos pueden encontrar algo en esta idea. La complejidad de Demon’s Souls es encantadora, pues comienza con muertes derivadas de situaciones comunes como una mala guardia o un enemigo que no puedes ver, hasta que el juego se convierte en un grito de desesperación por ser la quincuagésima vez que “casi” lo logras. Es ahí donde radica la magia.

A diferencia de los más recientes Resident Evil o Final Fantasy VII, Demon’s Souls es un remake que no busca realizar ajustes a su historia o siquiera expandirla, pero que si llega a perfeccionar elementos del juego original para actualizar mecánicas y hacer que los 11 años de separación no jueguen en su contra. Si nunca has jugado un juego de From Software te encontrarás con una idea compleja, pero funcional, donde tu habilidad y la paciencia son claves. Y si jugaste el original o algún título de Dark Souls o Bloodborne te encontrarás con la versión definitiva de la experiencia Souls, al menos hasta ahora.

Imagen: SIE

Sorprende que un juego de lanzamiento sea tan estricto con el jugador a la hora de invitarlo a conocer sus mecánicas. Sin embargo, también hay algunos ajustes que permiten hacer más dinámico el juego como la posibilidad de recolectar un número ilimitado de hierbas para curar a nuestro héroe o el poder guardar objetos cuando ya no podemos llevar más con nosotros. Detalles que ayudan a evitar molestias innecesarias, sin afectar la dificultad de forma directa.

Entre las características nuevas vale la pena señalar el modo foto, mismo que resalta el trabajo visual detrás del remake y que nos deja capturar momentos únicos de nuestra travesía. También está la posibilidad de acceder al modo fractura en donde por una cantidad de almas podrás cambiar el juego en modo espejo, lo que resulta conveniente para un desafió a profundidad si eres experto en el juego original. Pero la primera gran sorpresa que vas a encontrar es el extenso sistema de personalización… que pierde sentido cuando le pones una armadura al personaje, pero se disfruta en otras clases.

Los modos en línea conservan la esencia del juego original con mensajes que pueden servir como pistas o bromas monumentales que te llevarán a una muerte segura. También están las manchas de sangre para ver cómo perdieron algunos héroes en su última misión. Y hasta puedes activar un filtro para ver el juego como en su versión de PS3.

Puertas de Boletia (otra vez)

Imagen: SIE

Demon’s Souls es una extraña combinación de elementos clásicos con ideas de nueva generación. Por ejemplo, al tratarse de un juego de 2009 el movimiento de nuestro protagonista es lento y calmado, pero fluido cuando ponemos el juego en modo rendimiento y aprovechamos los 60 cuadros por segundo. Lo mismo pasa con los sutiles cambios en el escenario, mismos que mantienen la esencia de laberinto, pero que ahora permiten un mejor entendimiento del entorno gracias a los visuales en verdadera alta definición.

Bluepoint Games conserva el diseño de arte original, pero con un apantallante trabajo técnico que aprovecha las ventajas de PS5. Ya lo había mencionado en la reseña de la consola, pero vale la pena recalcar la ambientación medieval entrega el juego, con un toque clásico que nos permite concentrarnos por completo en el gameplay, sin bombardeos directos relacionados a las características del Dualsense o conceptos que solo busquen destacar la nueva tecnología de la plataforma.

Los ajustes dentro de las mecánicas principales no se comparan con los radicales cambios visuales, ya mencionamos la posibilidad de jugar con hasta 60FPS, pero también es posible pasar por el modo cinemático y ver el juego en 4K, con su respectiva disminución de cuadros por segundo, quedando únicamente con 30. Probablemente sea un ojo más entrenado, pero recomiendo jugar a 60 cuadros por segundo, para que los movimientos del héroe sean más precisos. Esperemos que pronto se combinen ambas ideas.

Imagen: SIE

Independientemente del modo de juego, Demon’s Souls guarda detalles importantes en sus apartados visuales como una iluminación que no requiere de Ray Tracing para brillar, literalmente, en espacios donde apenas un rayo de sol se asoma por las ventanas o una antorcha es todo lo que tenemos a nuestro alrededor. Los visuales se complementan por la presentación de partículas bien trabajadas, sombras que dan profundidad a los escenarios y un cielo nublado que nos deja en un ambiente triste y sin muchas esperanzas.

Sin demeritar el trabajo de Miles Morales, Demon’s Souls se ve más sorprendente en diferentes momentos, pues no tiene que procesar toda la ciudad de Nueva York y logra que cada cosa que vemos en la pantalla tenga un trabajo espectacular. De los escenarios medievales a las armaduras y el diseño de nuestro héroe, Bluiepoint nos convence de que estamos en una nueva generación con el primer vistazo que le echamos a su juego.

En el sonido la cosa también es sorprendente, principalmente en lo relacionado al diseño de audio, tanto las armas como los efectos del escenario provocan una inmersión que combina perfecto con el trabajo visual y artístico del juego. La banda sonora es la que probablemente queda un poco a deber, sobre todo porque no siempre refleja la intensidad de lo que estamos jugando. Una situación interesante, pues es el único elemento que parece haber perdido el alma en su llegada a la novena generación.

Imagen: SIE

Cabe destacar que el juego cuenta con doblaje al español latino, situación que se ha convertido en una tendencia importante para PlayStation. Desde la voz de la narradora se nota ese toque épico que le da mayor fuerza a la historia. En este sentido PlayStation ha tenido una buena entrada en la nueva generación, pues los trabajos de voz tienen cada vez más peso en la experiencia, sobre todo en aquellos que lo juegan por primera vez.

Otro elemento importante es el uso del Dualsense, particularmente cada vez me acostumbro más al peso del control y Demon’s Souls no abusa de vibrar cada vez que una piedra aparece en el camino. Al principio mencioné que el juego se siente como una experiencia clásica (pasillos, enemigos, jefe final) y las opciones del control no te sacan del juego en ningún momento. Tanto la tecnología háptica como la bocina integrada al mando son un complemento que da fuerza al escenario y a diversas acciones como espadazos o ataques muy fuertes, sin que éstos se sientan como algo extraño o invasivo.

Has Muerto…

Imagen: SIE

La tendencia del remake nos ha dejado un estreno sorprendente en PlayStation 5, pero también un panorama peligroso en donde los juegos nuevos ya ni siquiera figuran como parte de un estreno de consola. Y al mismo tiempo la presentación de grandes clásicos vuelve a sorprender a los incrédulos con una aventura que bien podría pasar como original, pero que logra respetar lo que la hizo grande.

Demon’s Souls es el juego más completo para esa figura de jugador hardcore que tanto busca saciar su apetito con juegos profundos y que le saquen provecho a su consola. Para un perfil casual nos encontramos ante un título complicado, no solo de jugar, sino también de disfrutar. La curva de aprendizaje puede ser demasiado extensa y quizá debas pensarlo dos veces antes de regalarlo en Navidad.

***

PlayStation 5 es una apuesta interesante en el mercado de los videojuegos, pues la tradición de la marca se mantiene como el principal atractivo a la hora de dar el salto generacional. ¿Estás listo para jugar sin límites?

No te pierdas nuestros contenidos de videojuegos en YouTube.

Publicidad
Publicidad