jueves

09.abril.2020

AHORA
Los Caballeros del Zodiaco

17:30 - 18:00

A CONTINUACIÓN
Arpeggio of Blue Steel

18:00 - 18:30

DESPUÉS
Astro Boy

18:30 - 19:00

Reseña: Doom Eternal, un infierno que no te cansarás de visitar

Doom: Eternal podría causarte pesadillas... si te obsesionas con él.
Aurora Blanket
Doom Eternal es una obra de arte infernal | Foto: Bethesda

Bethesda ha jugado su carta más importante de este año lanzando al fin el tan esperado Doom: Eternal¿Valió la pena esta espera por cazar demonio? ¿estamos ante uno de los mejores shooters de la generación? Estas preguntas y mucho más tendrán respuesta en nuestra reseña. 

El regreso de esta franquicia creada por ID Software tuvo su sorprendente regreso en 2016 con un reboot que mantuvo el concepto original de Doom, dando un formidable salto a los estandares actuales, pero sin olvidar los puntos clave que hicieron famoso al shooter más controversial de los noventa. 

Tuvieron que pasar casi 4 años para poder regresar al universo de Doom, en esta ocasión bajo el nombre de Doom Eternal. Pero tranquilo, que los retrasos y la incertidumbre han quedado resueltas y todo lo que amaste de la primera entrega regresa completamente mejorado para esta secuela. 

Comencemos por la campaña, la historia del juego nos lleva a revivir la experiencia de juegos pasados con sus diferentes dificultades: I’m too young to die, Hurt me plenty, Ultra-violence y Nightmare. Si hemos de ser sinceros, no es más que un paliativo para que los jugadores que van iniciando se sientan seguros. Eso sí, antes de continuar te advertimos que la reseña puede contener algunos spoilers.

Salva el mundo…

La historia está llena de acción pero no nos cuenta nada nuevo: Doom Slayer tiene que salvar a la humanidad de su extinción a manos de los demonios que han invadido todos sus asentamientos.

Nuestro héroe tendrá que regresar a la tierra para salvarla de la misma secta que invadió las instalaciones de la ARC (Coalición de Respuesta Blindada) en Marte. Para lograr su misión tendrá que enfrentarse a los 3 sacerdotes infernales, jefes, muchísimos demonios, el ícono del pecado y hasta a la mismísima Khan Maykr.

El mundo se ha convertido en el insumo de sangre que mantiene viva a la raza de Khan Maykr | Foto: Bethesda

Khan Maykr o la Gran Maker es una extraterrestre que ha dominado más del 60% del planeta y ha utilizado a la mayoría de los humanos como insumos para sus rituales demoníacos. Viajarás entre el infierno, el planeta tierra e incluso volverás a la base de la ARC en Marte. Este título no ha dejado mucho que desear ya que mantiene la exitosa fórmula de sus antecesores donde podremos aniquilar demonios con armas tremendas y sangrientas ejecuciones que te harán sentir que puedes destruir todo aunque esto no vaya a durar mucho.

Su éxito radica en que han repetido la fórmula del reboot de 2016 añadiendo más de emoción y armas poderosas. 

Tú decides cómo jugar

La jugabilidad es algo que siempre ha sido el coco de los desarrolladores de Id Software, en títulos anteriores de todas sus franquicias el manejo de armas, habilidades y las miras deja mucho que desear con la configuración básica. En Doom Eternal las armas te causarán un dolor de cabeza por la constante inestabilidad que presentan; tendrás que entrar al menú de configuraciones y cambiar por la mira estándar que se ha venido manejando en títulos anteriores.

DOOM: Eternal no cambia respecto a la línea tradicional de Bethesda | Foto: Bethesda

Como regularmente lo estilan en este tipo de juegos, las armas no cuentan con una mira automática que podemos ver en otros FPS, Doom: Eternal sigue manteniendo la línea de disparo tradicional que podrá a prueba tu tino. Esto puede sonar exagerado pero las armas pueden incomodar a aquellos amantes de los FPS que apenas se adentran en los juegos de Bethesda, los veteranos en esta franquicia se sentirán en casa.

Aparte de los controles, si eres lo suficientemente ocioso y vas juntando ítems ocultos en el mapa, podrás tener la suerte de encontrarte con algunos hacks y música que puedes reproducir en el juego. Como fanáticos de Bethesda podemos agradecer algunos guiños dentro de esto como la inclusión de la música del clásico Wolfenstein 3D, el hermano menor del Doom original.

Entes demoníacos

Los enemigos son todo un tema dentro de este juego, ya que la interacción con ellos no va más allá del vaciarle las municiones a todo ser repugnante que se te cruce en el camino… o eso parecería en los primeros niveles.  El problema radica que al principio te puedes ver en aprietos ya que no tendrás armas con gran capacidad por lo que tienes que medir tus municiones y hacer uso de la fuerza bruta muchas veces. Esta situación será crítica cuando te encuentres contra los jefes pues no habrán municiones tiradas que puedan auxiliarte a vencer.

Todos los demonios tienen un punto débil que deberás encontrar | Foto: Bethesda

Es probable que derivado de esta escasez tengas bastantes dificultades para cruzar por los mundos aún en dificultad “I’m too young to die”, así que en esta ocasión tendrás que hacer gala de tus habilidades que irás obteniendo conforme avances en el juego.

De visita en el infierno

Algo que es bastante entretenido es el sistema de escenarios entrelazados que van creando un compendio de 13 misiones dentro del juego. En ellos irás recorriendo algunas calles, barcazas demoníacas y templos que te ponen la piel chinita, todo esto mientras te adentras en el mundo desarrollado por Bethesda; la inmersión fue total y esto es culpa de las increíbles gráficas en combinación con la banda sonora.

Este título es más que un juego, una experiencia interactiva muy demoníaca | Foto: Bethesda

Es curioso, el sistema de misiones ya que al inicio los niveles se dividen en diferentes partes y a partir del nivel 4 comienzan a hacerse tan extensos los escenarios que comienzas a esperar las siguientes partes hasta que te das cuenta que ya terminaste el recorrido. Un diseño extraño, pero que termina por darle una experiencia interesante a la propuesta tradicional de un shooter. 

Los escenarios son un personaje completo por sí mismos, atravesamos muchísimos rompecabezas en los que morimos un sin fin de veces ya que cuentan con una complejidad interesante en la que el timing y la intuición serán los mejores aliados en esos momentos. Y la única guía con la que cuentas es un mapa 3D en el que irás descubriendo poco a poco todo lo que te ofrece ese mundo.

Los escenarios cuentan con una estética hermosa muy a su manera | Foto: Bethesda

No hay que tener miedo a perderse en los mapas ya que es una experiencia única, en la que el camino te llevará a descubrir varias cámaras ocultas en las que residen algunos ítems especiales como vidas extras, medallones de armadura y baterías que podrás usar para mejorar tus capacidades en el juego.

Masacre en línea

El multijugador es una joya que agradecemos mucho. La experiencia de poder enfrentarte a las tropas del infierno o unirte a ellas le da un giro inesperado al modo clásico de Doom. Podrás elegir si quieres ser el salvador de la humanidad o un ente demoniaco a elegir:  Mancubus, Elemental del terror, Revenant o Acechador.

Cada uno tiene sus características especiales, solo compartiendo la capacidad de invocación con la cual podrás llamar a tus amigos infernales para que la invasión demoníaca no pueda ser detenida.

Si juegas el modo historia y lo superas en “Pesadilla”, el Battle Mode es pan comido | Foto: Bethesda

El modo historia realmente te prepara para la hora que decidas iniciar el Battlemode, ya que si comienzas directamente con el multijugador… bueno, es posible que no sobrevivas mucho tiempo si eliges ser “el bueno de la historia”. Lo divertido comienza cuando ambos demonios hacen equipo y comienzan a mermar la salud de Slayer hasta que vencen. Las rondas están divididas en varias partidas de las cuales tendrás que ganar 3 para coronarte campeón.

A pesar de que pareciera que jugando como Slayer tendrás la ventaja, déjanos decirte que esto en realidad es todo un reto por que los demonios no son algo sencillo. Si en las misiones algunos de ellos fueron un verdadero reto imagina a un jugador experimentado con ansias de demostrar que es el mejor y que además  lleva el control de un demonio capaz de infringir muchísimo daño.

Cada segundo cuenta

Los otros jugadores no solo están listos para hacerte daño si no que serán difíciles de vencer porque si no matas a ambos demonios rápido, podrán revivir. Tienes 20 segundos entre que aniquilas al primero para hacerte cargo del otro o reaparecerá de nuevo. La estrategia que te recomendamos es bajarles la salud de manera simétrica a ambos demonios para que sea más sencillo la proeza de matarlos.

Es mucho más sencillo ser malo ¿no? | Foto: Bethesda

Los demonios no vienen solos, para poder equiparar el poder de las brutales mejoras y armas con las que cuenta Slayer, los desarrolladores incluyeron algunas mejoras que podrás ir añadiendo a tu personaje al final de cada ronda, éstas dotan de habilidades similares a las del héroe entre las que destacan mayor velocidad, reducción del daño y aumento en la fuerza.

Un modo de juego bastante entretenido, al punto en que podemos imaginar este apartado en un torneo de esports, si es que los equipos están dispuestos a adoptar a estos verdaderos demonios.

La batalla nunca termina

Doom Eternal no solo se limita a ser un juego de matanzas al por mayor, lo divertido del juego son los complementos y sidequest como la búsqueda de tesoros que al final tendrán un peso importante para lograr completar el juego al 100%. Los tesoros son variados y van desde pequeños coleccionables de vinilo que podrás en tu repisa, música y hacks.

Parece que al Doom Slayer le gusta leer textos de otros juegos | Foto: Bethesda

En esas repisas no solo hay coleccionables, si miras fijamente en ellas, podrás ver que hay algunas referencias a otros juegos de la familia Bethesda como Doom 64, Fallout y Rage. Estos detalles únicos son de verdad muy valiosos para los seguidores de la franquicia ya que te hacen sentir dentro de un universo entero donde todos los juegos se relacionan.

Aparte de los easter eggs y dependiendo de tu presupuesto, hay muchísimas mejoras estéticas que están disponibles, algunas incluso son gratuitas en la fortaleza y otras las desbloqueas logrando algunos retos.

Sé el Slayer más kawaii con este skin | Foto: Bethesda

Los demás cosméticos requieren algún tipo de transacción monetaria como los disponibles parael  slayer y armas por temporadas y otros como el Slayercorn que se puede conseguir si vinculas tu cuenta de Bethesda con Twitch Prime.

¿Eternal?

Doom Eternal es uno de los juegos más esperados de 2020 y a pesar de los retrasos que sufrió para su lanzamiento podemos decir que en verdad valieron la pena. El modo historia es bastante entretenido para los hardcore gamers y vaya que es un reto en Battlemode.

La mezcla de las armas absurdamente poderosas, la música que te acelera y un increíble diseño gráfico hacen del modo historia una entrega poderosa de la franquicia que va a ser muy difícil verla superada por otro título de este género en específico.

Contarás con una variedad amplia de armas que te ayudarán con los distintos demonios | Foto: Bethesda

Si nunca has jugado un Doom este juego te causará la intriga suficiente para buscar el reboot de 2016 y los 4 juegos anteriores para conocer más del universo que alberga este infierno. En caso de que seas un asiduo fan de la franquicia, es posible que tengas algunas reservas por los dos títulos que nos entregó Bethesda el año pasado… que no son ciertamente la mejor carta de presentación.

Ciertamente te tienes que despreocupar porque este título está muy a la altura de lo que hemos visto con Doom en el pasado pero con dos cucharadas de frescura que te harán disfrutarlo bastante.

Terminar el juego completo requerirá un poco más de tiempo y dedicación | Foto: Bethesda

Realmente es un título que a pesar de que dura cerca de 15 horas juego, disfrutas muchísimo jugarlo y no sientes pesado el tiempo, aunque recomendamos que de vez en vez le pongas pausa al juego para poder estirar las piernas y descansar un poco de tanto infierno.

Sin duda, debes jugar Doom: Eternal porque es un título único que marcará tendencia este año.