Reseña: New Pokémon Snap, el (repetitivo) viaje con el que siempre soñaste en Nintendo Switch

¿Cómo que solo tengo 72 fotos por viaje?
César
En tu vida vas a sacar tantas fotos como aquí | Imagen: The Pokémon Company

Hay tantas formas de disfrutar Pokémon que es casi imposible que algún estudio pueda conseguir el juego perfecto. Estaríamos hablando de un juego con batallas y buena historia; con gráficos increíbles y sonidos del anime; con buen competitivo y todos las criaturas disponibles; para jugar en móviles y en la televisión. Ni siquiera Satoru Iwata que metió todo Kanto en Gold & Silver podría con esa tarea. Por suerte, entre la serie principal y los spin off podemos hacernos de una buena cantidad de experiencias de primer nivel, unas para los fans tradicionales, otras para los casuales del anime y algunas más para los nostálgicos. La de hoy es quizá para los dos últimos grupos: los que solo saben cosas de las caricaturas y los que extrañan la época del Nintendo 64.

Y es así como llegamos a New Pokémon Snap, una aventura que nos sorprende por sus gráficos, colores y estilo de juego, y que al mismo tiempo complace al forever que no supera su infancia con la primera generación de monstruos de bolsillo. New Pokémon Snap es una joyita que nos hace abrazar nuestra Nintendo Switch, al mismo tiempo que pensamos en todas las posibilidades que The Pokémon Company podría conseguir con su presupuesto, pero que prefiere vender en pequeñas dosis para hacer más amena la espera del juego principal. New Pokémon Snap es todo lo bueno y lo malo de Pokémon en un solo juego, y aquí te lo explico a detalle.

¡Hay que fotografiarlos a todos!

Para empezar, New Pokémon Snap nos coloca en el mismo mundo que el videojuego de Nintendo 64, solo que varios años en el futuro y en una nueva región Pokémon con todas las criaturas que se han descubierto hasta Sword & Shield. La mala noticia es que ya no somos más Todd Snap, aquel personaje que vimos en el juego original y en el anime, pues en esta ocasión somos un joven ayudante del profesor Espejo (lo jugué en español), quien trabaja día y noche para descubrir los secretos de la región Lensis.

Imagen: The Pokémon Company

Nuestra misión, si decidimos aceptarla, consta de salir a explorar cada rincón de Lensis para fotografiar a los Pokémon salvajes. A grandes rasgos nuestros objetivos consisten únicamente en tomar fotos de los Pokémon en el día y en la noche, mientras duermen, comen, brincan, saltan, nadan, vuelan y cualquier otra cosa que se te ocurra. Y, por más simple que parezca la travesía, la realidad es que nos encontramos ante una de las más exhaustivas misiones de la serie… pero no precisamente por su complejidad.

Si has jugado al Pokémon Snap original seguramente recuerdas que la campaña es bastante corta y las posibilidades son muy limitadas. Vaya, en aquellos años y con tan solo 151 Pokémon disponibles, en el juego de 64 hay menos de 80 criaturas. Yo apenas jugué aquel juego en 2020, y aunque terminé muy feliz, la duración me dejó un poco decepcionado. Si bien el juego nuevo dura muchísimo más que el original,  su extensión es tan artificial que podrías desesperarte mucho más rápido de lo que te imaginas.

Imagen: The Pokémon Company

New Pokémon Snap es un juego de fotografía sobre rieles, por lo que el movimiento del jugador es mínimo y está totalmente enfocado en la posición de la cámara; de arriba a abajo y de izquierda a derecha. Por suerte, la región de Lensis es basta y con ecosistemas tan variados como cualquier otra región de la serie, pero la experiencia de juego nunca cambia lo suficiente como para sentir que estamos avanzando a buen ritmo y manteniendo la diversión como una prioridad. Hasta cierto punto parece que es un juego típico de Pokémon en el que hay que levelear por horas y horas para llegar a lo mero bueno.

A pesar de tener más de 200 criaturas, una buena cantidad de retos y algunas combinaciones interesantes, el gran problema de New Pokémon Snap es que nos obliga a repetir escenarios sin piedad. Cada lugar de la región como un volcán, la selva o el arrecife debe superarse hasta alcanzar un máximo de nivel, lo que se consigue obteniendo puntos a través de las fotografías. Al principio, y con Pokémon que nunca hemos visto, los puntos de experiencia se obtienen hasta por fotografiar el cielo, pero para llenar las últimas barras tienes que ser todo un experto con la cámara y explotar hasta el último elemento del escenario. A simple vista es una situación normal, pero es MUY cansado.

Imagen: The Pokémon Company

Más allá de los escenarios y los Pokémon disponibles, al juego le hacen falta mecánicas que inviten a hacer la exploración más interesante. Lanzar manzanas (o cómo se llamen), poner musiquita y activar un radar se quedan cortas con todo lo que uno se podría imaginar. Ni siquiera me quejo de que todo sea sobre rieles, más bien es el camino a recorrer el que pierde gracia con el paso del tiempo. A pesar de los caminos secretos y algunos eventos que requieren mucha precisión, el resultado final es agotador y, en ocasiones, poco satisfactorio.

¡Sonríe!

Sé que todo lo anterior fue bastante negativo, pero como en cualquier buen juego de la serie son los Pokémon los que terminan por salvar el día. La presentación de las criaturas por el escenario es una experiencia encantadora, sobre todo en los niveles más altos donde la fauna Pokémon cubre una gran extensión del terreno. En este punto podemos destacar el comportamiento de las criaturas y los eventos que ocurren si despiertas a la bestia indicada al principio del recorrido o si lanzas una manzana al lugar correcto.

Imagen: The Pokémon Company

Descubrir estos elementos no solo hace más atractivo el viaje, sino que también lo convierte en el pretexto perfecto para volver a recorrer el mismo lugar por enésima vez. Además, el juego cuenta con la posibilidad de hacer viajes en el día y en la noche, lo que cambia tanto a los Pokémon disponibles como las actividades de las criaturas, con detalles que agradece el fan más empedernido. Y si bien las opciones para interactuar son las mismas, los eventos pueden cambiar tanto sutil como drásticamente.

Gran parte del juego nos invita a conocer los misterios de la Cristaflor, una planta que está investigando el profesor Espejo y que con ayuda del orbe Lúmini puede causar cambios de humor y hasta de color en algunas criaturas de la región. Para ello debemos encontrar y fotografiar las Cristaflores de todas las zonas del mapa, lo que nos dará la posibilidad de acceder a las Zonas Lúmini para completar misiones especiales. En dichos lugares nos encontraremos con Pokémon muy diferentes a los normales, que se muestran en estados nunca antes vistos en la serie y que son el gran atractivo para el juego.

Imagen: The Pokémon Company

He de admitir que siempre se agradecen los Pokémon especiales, sobre todo cuando hay una buena historia y/o desarrollo para que éstos existan. En el caso de New Pokémon Snap la historia es lo de menos, pero después de varias horas de juego y un montón de orbes lanzados a todos lados, es inevitable sentir satisfacción al abrir una zona especial. Además, la selección de criaturas para estos lugares tiene una buena curaduría, lo que le sube puntos importantes para el fanservice.

¿Y las fotos para qué son? Bueno, al igual que el profesor Oak, lo que Espejo (jaja) quiere es que le ayudemos a completar la FotoDex de Lensis, una tarea más que complicada pues además de los Pokémon salvajes y los que brillan en Zonas Lúmini, también hay varios Pokémon legendarios y singulares. Ya dependerá de tu paciencia encontrarlos a todos… o sea, lo típico de cada juego.

Imagen: The Pokémon Company

Y claro, como también es costumbre entre los profesores Pokémon, no basta con encontrar a las criaturas y tomarles fotos, sino que tienen que ser fotos perfectas. Resulta que el profesor Espejo revisa nuestras fotos y les otorga una calificación que va de una estrella a cuatro, y de bronce a diamante, por lo que tendremos que hacer MUCHÍSIMAS fotos para poder obtener las mejores puntuaciones y llenar los cuatro espacios por Pokémon que hay disponibles en la FotoDex. Y sí, esto únicamente es posible a través de la repetición de recorridos.

Si ya te embarcaste en dicha misión o piensas hacerlo, debes saber que la calificación no es muy complicada de conseguir, pues los parámetros son bastante claros y se basan en: 1) centrar al Pokémon en la foto 2) tomar la foto en una pose poco convencional 3) tener un solo Pokémon en la foto. Al menos así es como lo he sentido yo. Pero no te preocupes, el juego constantemente te dice que debes hacer y la calificación es muy clara en cuanto a los puntos evaluados. Además, el juego te permite elegir automáticamente las mejores fotos para presentarlas al profesor, lo que te ahorra tiempo entre recorridos. Personalmente siento que hice mejores fotos de las que el juego eligió por mí… pero ¿quién soy yo para reclamar?

Imagen: The Pokémon Company

Todas las fotos elegidas se almacenan en un álbum que podemos modificar y del que podemos editar nuestras fotos para compartir en redes sociales o para mandarlas a imprimir en la Instax Link. Las opciones para editar pueden parecer limitadas, pero podrías sorprenderte con los resultados que hay en la Internet. Por otro lado, New Pokémon Snap incluye algunas misiones alternas a la historia en la que debes fotografiar momentos exactos y que apenas son descritos en un tablero virtual. Dicha mecánica está muy bien implementada, pues si tomas la foto correcta, sin saber que era parte de una misión, el juego la reconoce en automático, lo que te ahorra tiempo y termina como una agradable sorpresa.

¡Este es un nuevo mundo!

En la década de los noventa no importaba que las animaciones de Pokémon Stadium y Pokémon Snap fueran prácticamente las mismas, pues lo único que queríamos era ver a los Pokémon como en el anime. En 2021 ya hemos visto los mejores diseños de los Pokémon en 3DS, Switch y hasta en smartphones con Pokémon Go, por lo que el tema de los gráficos no era una prioridad. Sin embargo, New Pokémon Snap es el juego con mejores Pokémon que hemos visto en los últimos años, motivo suficiente para que le dediquemos un par de recorridos a ver las criaturas en su “hábitat natural”, y vaya que es emocionante.

Imagen: The Pokémon Company

Si bien los gráficos de Nintendo Switch no son los más espectaculares, el trabajo de Bandai Namco logra sorprendernos por la forma en que podemos ver a las criaturas de bolsillo en este mundo tan complejo. Las interacciones que mencioné más arriba dependen completamente de los visuales, por lo que sí podemos sentir que estamos ante un safari Pokémon. Ojalá Nintendo Switch pudiera mostrar imágenes en mejor calidad, pero dudo que algún fanático de Pikachu y compañía termine decepcionado; en especial cuando existe la posibilidad de llevar esa imagen digital al mundo real con una impresora o, por lo menos, ponerla en Twitter.

Sobre el sonido hay menos que decir, la música cumple, al igual que los efectos del ambiente y los Pokémon. Cada día estoy más seguro de que nunca escucharemos a los Pokémon como en el anime en los videojuegos… salvo a Pikachu. Lo que sí me parece un error es que la melodía de la que disponemos para interactuar con los Pokémon siempre sea la misma. Debo admitir que termine escuchando música en mis recorridos para hacerlos más amenos.

Imagen: The Pokémon Company

Salvo por el competitivo, que en ocasiones se siente más como un meta juego que como una idea desarrollada por Game Freak, los juegos de Pokémon no suelen tener una dificultad relevante y sus desafíos responden principalmente al lema de la serie: atrápalos a todos. New Pokémon Snap se rige por dicha idea, ofreciendo mecánicas simples, y una misión que no cambia mucho de otros juegos o iteraciones de la serie en el mundo real (coleccionar tapas, tazos o juguetes).

New Pokémon Snap no es una oportunidad perdida para la serie, más bien es un juego que termina cayendo en los mismos vicios de la franquicia: poca innovación, mecánicas repetitivas y un concepto que funciona gracias al fanservice y la nostalgia. No voy a negar que me la pase bien jugando a New Pokémon Snap, encontrando las mejores versiones digitales de los Pokémon en un videojuego, pero la diversión se acabó muy rápido. The Pokémon Company sigue apostando por los puntos que ya tiene dominados en la serie, y esa falta de innovación es cada vez más difícil de aceptar.

Imagen: The Pokémon Company

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers otakus más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

Publicidad
Publicidad