jueves

02.julio.2020

A CONTINUACIÓN
Sailor Moon

7:00 - 7:30

DESPUÉS
Sailor Moon

7:30 - 8:00

Reseña: One Punch Man: A Hero Nobody Knows, un solo golpe es demasiado

Ya no sé si quiero otro videojuego inspirado en un anime.
César
Esperábamos mucho más de este juego | Foto Bandai Namco

Los videojuegos inspirados en animes están pasando por el mismo turbio camino que enfrentaron los juegos basado en películas: cada vez están en peor. Una pésima señal para una industria que crece a pasos agigantados y que incluso ha tenido destellos interesantes. Hoy es One Punch Man el anime que ha llegado a las consolas, por desgracia el cobijo de Bandai Namco ya no es una garantía de la que podamos confiar… y eso que este no es el peor de los ejemplos.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows es un juego de peleas con una campaña que podría calificar como RPG. Y desde ahí comienzan los problemas, pues el juego podría haber sido un interesante experimento para el genero de peleas y terminó siendo un pésimo experimento sobre llevar animes a consolas.

¿Un golpe y ya?

Pero vamos por partes. Lo primero que encontramos en el juego es el modo historia que de cierta forma rinde homenaje a todo el tema de los superhéroes que vemos en la serie; todo el argumento está ambientado en la primera temporada. A nuestro nuevo héroe lo creamos nosotros desde cero en un menú de personalización y será la gran estrella de la historia; particularmente sigo sin entender por qué Bandai me pone a jugar con alguien nuevo cuando yo quiero ser el protagonista del anime.

Yo quería al pelón… | Foto Bandai Namco

Al igual que Saitama, nuestro personaje encontrará su misión luego de que un monstruo lo ataque… solo que nosotros nos somos corrompidos por un entrenamiento lejos de la humanidad, sino que buscamos ayuda en la Asociación de Héroes. Como estamos comenzando nuestro viaje del héroe, empezamos con la clase C y nuestro objetivo principal será convertirnos en héroes clase S. Una misión que nos llevará más tiempo del que mucho podríamos ofrecer.

Hasta aquí todo es bastante normal y por momentos la historia parece interesante, más que nada por el mundo en el que nos encontramos y las referencias al anime. Sin embargo, después de unas cuantas horas comenzamos a ver que el avance es lento y tedioso, principalmente por culpa de misiones repetitivas, un escenario en extremo pequeño y un sistema de combate poco emocionante.

La parte de RPG en la campaña nos invita a diseñar un personaje que pueda controlar cualquier situación de peligro, pero el sistema de juego es tan básico que la “ayuda” que podamos integrar a nuestro héroe es apenas trascendente cuando ya dominamos los combos más fuertes del juego. Mientas que todo el asunto de las misiones simplonas nos deja con pocas ganas de seguir jugando para desbloquear ataques o habilidades.

Otro RPG inspirado en un anime | Foto Bandai Namco

¿Y si me salto el modo campaña y me voy a las peleas? Bueno, esa puede ser una gran idea… pero para desbloquear a todos los personajes del modo versus tienes que acabar prácticamente la campaña y hasta hacer algunas misiones secundarias. En caso contrario tus opciones en el modo peleas se reducen a 5 personajes y uno de ellos gana con un solo golpe.

Catástrofe nivel dios…

Lo que puede valer la pena de este juego es precisamente la parte de peleas. Y es que a pesar de que este sistema de combate en 3D lo hemos visto en Naruto, Dragon Ball, One Piece y hasta Jump Force, en esta ocasión llega con un giro bastante divertido y atinado.

En la historia comienzas siendo un héroe cualquiera, por lo que muchas veces necesitarás ayuda para terminar la misión. Cuando esto pase la Asociación de Héroes te enviara apoyo y lo único que debes hacer para recibirlo es aguantar hasta que tu compañero llegue. Como si fuera una transmisión de noticias, el apoyo tendrá una cuenta regresiva en una pequeña pantalla dentro del juego, tendrás que soportar hasta que tu amigo aparezca o fallarás la misión.

Piccolo, el invitado especial | Foto Bandai Namco

La acción de este apartado se vuelve interactiva cuando adelantas la llegada de tu compañero con golpes al enemigo o cuando estas a punto de morir y por más que lo intentas no puedes soportar. Una vez que llega puedes cambiar entre un personaje y otro sin problemas. Incluso puedes apoyarte con los cambios en el escenario como una lluvia de meteoritos o los escombros de un edificio.

Y aunque la idea de este apoyo aparece por primera vez en la historia, la realidad es que se trata de un recurso para poder utilizar sin problemas a Saitama. Cuando estás jugando el modo versus puedes elegir a tres personajes para pelear, pero a Hagemanto solo lo puedes elegir hasta el final… básicamente porque romperías el juego.

Entonces, en las batallas contra el CPU o un amigo la llegada de Saitama tiene una cuenta regresiva y si pierdes antes de que el gran calvo aparezca se acabó el juego. Créeme que es más emocionante cuando lo juegas y hasta se vuelve una especie de meta juego, pues dos pueden elegir a Saitama y tienen que hacer todo lo posible por ser los primeros en traerlo al escenario.

Yo te conozco | Foto Bandai Namco

Claro que el sistema de combate es súper sencillo y se limita a golpes básicos, fuertes y un montón de ataques especiales al combinar los ataques normales con los gatillos. Nada muy interesante, pero que ayuda a mantener entretenidos a aquellos que llegaron por el anime. Repito, la idea no es mala, la ejecución es la que deja mucho que desear por lo repetitiva que es.

Fanservice clase S

Antes de finalizar y siguiendo la línea del fan service, One Punch Man: A Hero Nobody Knows tiene un gran tratamiento visual inspirado en la obra de Madhouse, probablemente después de Dragon Ball Z: Kakarot sea el juego que mejor se ve recreado del anime. Sin ser muy fan de la serie, los guiños que encontré me sacaron más de una sonrisa, sobretodo a la hora de leer diálogos o explorar algunos rincones del pequeñísimo mapa que hay disponible.

La música y las voces en japones también ayudaron a que la experiencia fuera un poco más amena y en general los valores de producción que rodean la obra lucen increíbles. Por ejemplo, el editor de personajes tiene una buena cantidad de opciones, pero muchas dependen de que avancemos en la historia. Mientras que las secuencias con personajes del anime tienen un toque particular que nos deja con ganas de más… hasta que ese más es lo mismo que la misión pasada.

Ese pelón sí se puede ver | Foto Bandai Namco

One Punch Man: A Hero Nobody Knows no es un mal juego, solo que ya lo hemos visto muchas (pero muchas) veces en la actual generación… y este año es el segundo juego de cuatro títulos que hemos visto inspirado en un anime por parte de Bandai. Los fans seguramente encontrarán emocionante tomar el control de un héroe, el resto del mundo debe mantenerse alejado.