viernes

27.noviembre.2020

AHORA
Caballeros del Zodiaco

22:00 - 22:30

A CONTINUACIÓN
Dogma

22:30 - 23:30

DESPUÉS
Devil Survivor 2

23:30 - 00:00

Reseña – Paper Mario: The Origami King, una joya de Switch que pocos van a disfrutar

Ya puedes superar The Thousand-Year Door.
César
El mejor Paper Mario de la historia | Foto: Nintendo

Nintendo Switch continúa con su imparable racha de grandes exclusivas y hasta se da el lujo de rescatar algunas series que no pasan por su mejor momento. Con Paper Mario: The Origami King no solo celebramos 20 años de esta serie RPG minimalista y llena de buen humor, sino que además nos encontramos con uno de esas joyas que hacen de Nintendo la compañía más grande de toda la industria.

Claro que al igual que muchas de las mejores cosas que hay en los videojuegos, puede que Paper Mario en Switch no sea ese juego tan sencillo que todo el mundo puede correr a comprar a las tiendas, pwro no te preocupes y solo ten en cuenta algo muy simple: darle una oportunidad a The Origami King es una apuesta segura.

Un rey de origami con nariz de cacahuate

En esta ocasión nuestra historia comienza con el terrible secuestro de la princesa Peach y todo su castillo a manos de un rey hecho de origami. Nuestro villano está cansado de que los personajes sin pliegues se roben toda la atención, por lo que su plan no solo consiste en apoderarse de la princesa, sino también en robarse a las fuerzas de Bowser, secuestrar Toads y acabar con todos los personajes importantes de Super Mario Bros.

Afortunadamente Mario logra escapar de los pliegues enemigos y consigue escabullirse de su encierro junto a Olivia, la hermana del rey de origami, quien no está nada contenta con los planes de su pariente. Una vez que nuestros héroes se han reunido y tienen un objetivo en común comienza una de las aventuras más entrañables que podemos encontrar en Switch. Sí, este plot es idéntico a todo lo que conocemos de Mario Bros… pero ¿a quién le importa eso cuando sigue siendo tan efectivo?

Afortunadamente, The Origami King guarda un elemento extraordinario a lo largo de toda la aventura: el guion. Desde la encantadora Olivia, hasta el más común de los Toads, todos en este juego tienen algo interesante que decir. Ya sea un chiste, una crítica o un pensamiento medio psicótico, pero no hay pierde con ir a picarle “A” frente a cualquier personaje.

Foto: Nintendo

Si bien el humor de Paper Mario no es una cosa nueva en la serie, la forma en que los chistes están aterrizados en el juego es muy peculiar; entre la traducción al español latino y el propio ritmo de la historia, pasarás un muy buen rato leyendo todo lo que aparece en pantalla. Y no solo eso, sino que además la personalidad de algunos protagonistas le da un plus mayor a la aventura, lo que te servirá para dedicarle todo el tiempo que necesita el juego.

Olivia es por mucho el mejor personaje, con un toque de inocencia que nos permite encariñarnos rápidamente y otro poco de humor que nos hace recordar legendarios compañeros de Nintendo como Midna de Twilight Princess. Sin embargo, la verdadera estrella del show es un fugaz compañero a quien conoceremos como “Bombi”; solo te puedo decir que le prestes atención cuando lo encuentres en el juego y no dejes de sacar capturas de pantalla cuando se ponga a platicar contigo.

Jaque Mate

Foto: Nintendo

Si la historia y los personajes no son suficientes para tenerte entretenido, Paper Mario también incluye un interesante sistema de combate, pues qué sería de un RPG sin largas pausas para contemplar una estrategia y un montón de combinaciones… siempre y cuando lo hagas en el tiempo que te lo permite el juego.

Origami King no hereda un sistema de combate de sus antecesores, a lo mucho un poco del aspecto visual de varias entregas, pero nada concreto en cuanto a las mecánicas principales. Nuestros enemigos son las versiones en origami de los Goomba, Boo, Shy Guy, Koopa Troopa o cualquier otro viejo conocido que hayas aplastado en el pasado.

Al ser malos solo los personajes que se han convertido en origamis, el resto de habitantes en este mundo son aliados, y eso da pie a muchos diálogos increíbles como una discusión sobre cuál es el mejor de los enemigos de Mario o un reconocimiento a la leyenda del bigotón. Regresando al sistema de combate, basta con encontrarnos con uno de los enemigos para caer en un tablero bastante singular.

Foto: Nintendo

Este nuevo escenario nos coloca al centro de todo y rodeados por los enemigos, quienes están colocados en varias casillas dentro del campo de batalla. La acción se da por turnos, pero antes de pasar al ataque debemos mover a los villanos para alinearlos en una fila o en un segmento de 4 y después efectuar alguno de nuestros ataques; siendo un salto tradicional y un martillazo los más comunes.

Podemos mover las casillas de izquierda a derecha o de arriba abajo, pero solo tenemos unos cuantos movimientos por turno y el tiempo va en nuestra contra. Al principio puede parecer complejo… y lo es, pero después de la primera batalla contra un jefe el sistema queda lo suficientemente claro como para no frustrarnos el resto del juego. Eso sí, debes tener paciencia, pues un enemigo que toques por accidente se puede convertir en hasta 5 minutos “perdidos”, lo cual después de un rato es un tanto aburrido.

Foto: Nintendo

Conforme avanzas en el juego, y si exploras lo suficiente, podrás encontrar algunos accesorios importantes para conseguir más tiempo por turno o incrementar el ataque de tus aliados. También podrás pagar a los Toads que rescates (eso lo vemos más adelante) para que te ayuden a alinear un poco el escenario o dañar al enemigo. Entender el sistema de combate me pareció sencillo, pero dominarlo es un reto interesante, sobre todo cuando es menor la cantidad de enemigos, pues entre más simple el rival, más compleja es la alineación.

Y claro, depende del tipo de enemigo el tipo de ataque que vas a ejecutar, por ejemplo, un salto contra un Koopa nos permite aprovechar el típico caparazón para acabar con una fila completa, pero saltar no nos ayuda si tenemos frente a nosotros un Spiny, ya que sus picos resisten nuestras botas. En este punto pasamos a elegir el arma u objeto correcto, como un martillo brillante para acabar con todos de un solo golpe o unas botas de hierro para soportar los picos. Por desgracia, todos los objetos y armas son desechables y después de un rato tendrás que comprar más para seguir adelante.

Foto: Nintendo

Por suerte, en el mundo de Paper Mario el dinero no es un problema y casi siempre tendrás grandes cantidades de efectivo para gastar en las tiendas; te recomiendo que aproveches esos impulsos de comprador compulsivo y te la vas a pasar mejor en cada batalla. Y siempre que Oliva te diga que guardes la partida recuerda echarle un ojo al menú para ver si llevas suficientes botas y martillos para el próximo acertijo.

Cabe destacar que el sistema de combate también guarda un pequeño mini juego de timing en el que debemos acertar el golpe en el momento perfecto para que el daño que hagamos sea más fuerte y podamos acabar con el enemigo en menos turnos. De igual forma hay que defendernos con esa misma idea para que los ataques no nos hagan daño. Yo morí como 3 veces en todo el juego, pues entre ayudas de los Toads y hongos rojos y verdes pude seguir sin mucho problemas.

The Legend of Paper Mario

Creo que Intelligent Systems le pone un poco de Fire Emblem al sistema de combate de Origami King y eso me pareció extraordinario, pues si te interesa lo suficiente y resistes lo repetitivo le puedes dar una oportunidad a la oferta que este estudio tiene en 3DS o Switch. Sin embargo, la sorpresa más fuerte está en el mundo semi abierto y la forma en que encontramos dungeons y misiones secundarias a la The Legend of Zelda.

Foto: Nintendo

Un poco similar a lo que vimos en Paper Mario: Color Splash (Wii U), Origami King nos muestra el mundo de Paper Mario en 3D y con la posibilidad de explorar cada rincón del escenario con total libertad, siempre atentos a los secretos que podemos encontrar en cada pequeño paso que damos por el escenario. ¿Por qué me recuerda a Zelda? Lo más obvio son los mini calabozos que tenemos antes de enfrentar a los jefes de nivel y luego está la parte de las armas y coleccionables.

Como mencioné más arriba, durante las peleas podemos llamar a algunos Toads para que nos echen la mano con los enemigos, pero para que los Toads aparezcan en las gradas de la pelea primero tenemos que encontrarlos en el juego, ya sea debajo de las piedras, en algún agujero de un edificio, como calcomanía o plegados en forma de animales… ni siquiera pienses en cuántos Toads tienes que encontrar solo disfruta del juego y espera a que el logro aparezca en la pantalla.

Luego están las misiones para llegar a las zonas del jefe en donde tienes que recolectar objetos especiales en el mapa para abrir la puerta secreta, acabar con algún jefe atacando en lugares específicos de su cuerpo o un montón de acertijos para descubrir zonas secretas en medio del desierto. Es como si Intelligent Systems mezclara algunas cosas de Breath of the Wild con el remake de Link’s Awakening con toda la estética y humor de Paper Mario para un resultado tan ambicioso como entretenido. A grandes rasgos se siente como el Mario más Zelda que hemos visto en mucho tiempo.

Foto: Nintendo

Tal combinación nos permite disfrutar los bellos escenarios del juego, seguir soltando risas por culpa del guion y hasta encontrarnos con todos los elementos que necesitamos para agilizar las peleas; como tal no hay una side quest, pues todas las misiones son obligatorias para poder seguir adelante. A lo mucho el encontrar todos los objetos para el museo será lo más cercano a una misión secundaria, pero todo va saliendo de forma tan natural que parece parte de la historia principal. Y claro, el tamaño del escenario constantemente me hacia pensar “está chiquito, ahorita consigo todo”… lo cual es un trabajo menos sencillo de lo que aparenta.

Y el sello final de Zelda está en los jefes de nivel, sobre todo en los seres elementales que se materializan como bestias gigantescas de origami; mientras que los otros son objetos de papelería llenos de rencor. Aquí el sistema de combate cambia para colocarnos uno a uno con la bestia, pero manteniendo el tema del tablero y los movimientos. Hay algunos elementos extra en comparación de la pelea normal que dependen del enemigo en turno, pero estas peleas son claramente más ágiles y sencillas que las de un grupo de enemigos normales. Y ojo, porque si ocupas mucha ayuda de los Toads se pierde por completo el chiste.

Como pensamiento al margen, me parece inquietante el acercamiento que han tenido Zelda y Mario en este juego, quizá Nintendo nos tiene preparado algo para el futuro y esto apenas es una pequeña muestra.

Foto: Nintendo

Estambre, cartón y origami

Para finalizar con este análisis tenemos que hablar del increíble apartado gráfico que va de la iluminación, los colores brillantes y las texturas de todos los materiales, Paper Mario: The Origami King es probablemente el juego más bonito de todo Switch o al menos el que mejor diseño de producción maneja. En este punto puedo poner la experiencia al nivel de Kirby’s Epic Yarn y Yoshi’s Wolly World / Yoshi’s Crafted World, pues la ejecución de los origamis en el juego es simplemente increíble.

Edificios, personajes, enemigos, bestias colosales y hasta insectos de origami hacen que el juego tenga un gran contraste entre los personajes normales y los diseñados con pliegues de papel. La diferencia se nota, pero no deforma el resto del paisaje, sino todo lo contrario, pues hace que la vista sea fascinante. Tanto en portátil como en una televisión se ve muy bien, pero te recomiendo jugar en la tele de ser posible, pues los colores brillan de forma única.

Foto: Nintendo

Destacó de la parte visual el diseño de niveles, sobre todo el parque de diversiones samurai y el diseño de objetos como una caja de colores o la perforadora; los detalles visuales, el humor y la imaginación de los ataques.

En cuanto a la música tampoco hay queja, pues cada melodía acompaña perfecto lo que estamos viendo en pantalla, uno de los soundtracks mejor trabajados de Nintendo en los últimos años. De hecho, la música es tan buena que me entró la curiosidad por el autor, situación que no me había pasado desde hace mucho tiempo. Y es que todos sabemos que la onda clásica se la debemos a Koji Kondo, pero en esta ocasión es Yoshito Sekigawa, quien también trabajó en The Thousand-Year Door, a quien le debemos la increíble y pegajosa banda sonora. Es un viejo lobo de mar de Nintendo y vaya que lo hace fenomenal.

Foto: Nintendo

Entonces… van las respuestas rápidas a preguntas igual de rápidas: ¿Paper Mario es de lo mejor del año? Sí, definitivamente. ¿Mejor que The Thousand-Year Door? Yo me arriesgo a decir que sí, y solo la nostalgia podría nublar un buen juicio.

Paper Mario: The Origami King es uno de los mejores juegos de Nintendo Switch y no puedes perder la oportunidad de probarlo. No es fácil dedicarle todo el tiempo que necesita y por momentos puede ser frustrante el ciclo de misiones, exploración y combates, pero si le das su tiempo y dosificas las horas de juego tendrás una gran experiencia que puede acompañarte en todo momento.

***

Tu podcast de confianza para mantenerte enterado sobre lo más relevante de los videojuegos, el anime y la cultura geek. No te pierdas Press Start cada semana por YouTube.