martes

14.julio.2020

AHORA
Los Caballeros del Zodiaco

11:00 - 11:30

A CONTINUACIÓN
Los Caballeros del Zodiaco

11:30 - 12:00

DESPUÉS
Fullmetal Alchemist

12:00 - 12:30

Reseña – Pokémon: La Isla de la Armadura, demasiado fácil para el Campeón

No esperes que tu opinión sobre Pokémon Sword & Shield cambie con este DLC.
César
Solo puedes elegir uno | Foto: The Pokémon Company

Mi travesía por la región de Galar es toda una montaña rusa de emociones, pues tanto hay cosas que me encantan, como hay elementos que me parecen decepcionantes. Sin embargo, regresar al mundo Pokémon por culpa de un DLC y no por mi necesidad de llenar la Pokédex me tenía bastante emocionado… hasta que las Maxisetas se pusieron en mi camino.

The Isle of Armor o La Isla de la Armadura es el primera de dos expansiones que podemos disfrutar para Pokémon Sword & Shield. Por lo tanto, The Isle of Armor es el primer DLC en toda la saga principal de Pokémon y las expectativas son tan grandes como las entradas de la Pokédex.

Ahora, quiero recordar que yo defendí la idea de una expansión en su momento, así que lo que sigue tiene que ver más con el contenido final y no con la idea de incluir contenido descargable en Pokémon.

Isla de la Armadura

La moda Pokémon siempre es la mejor | Foto: The Pokémon Company

La Isla de la Armadura es la nueva zona a explorar dentro de la región de Galar. Y sí, es una Isla con algunas “islas más pequeñas” a su alrededor y una extensión muchos más grande que la de un pueblo cualquiera de la misma región. Sin embargo, la gran característica de este lugar es que toda la isla tiene el estilo del Área Silvestre, por lo que puedes encontrar Pokémon en estado salvaje en cielo, mar y tierra.

Dentro de la historia, a la que se puede acceder desde unos momentos después de obtener a tu inicial, nosotros llegamos a la Isla gracias al pase que hemos comprado en la vida real. Una vez en la estación de la isla nos encontramos con nuestro nuevo rival: Sofora (Sword) y Dreo (Shield), quien, a pesar de su trabas, nos llevará a un Dojo en donde se entrenan las futuras promesas de la región Galar.

Elegí mal… | Foto: The Pokémon Company

Resulta que este Dojo es el más importante de toda la región y es dirigido por un antiguo Campeón y viejo Líder de Gimnasio: Mostaz. Tras probar nuestras habilidades, este personaje se encargará de entrenarnos a través de diferentes pruebas con el objetivo de sacar lo mejor de nosotros. Y si te cuestionas su autoridad porque ya conseguiste ganar la Liga de Galar, bueno, en la historia Mostaz entrenó a Lionel, así que mejor ponle atención.

Y ya. En realidad no hay mucho más que contar sobre la “historia” en la Isla de la Armadura. Básicamente nos encontramos en un lugar diseñado para entrenar; las cuevas, bosques y mares tienen un nombre relacionado al entrenamiento de un Maestro Pokémon y todos los habitantes están empeñados en aprender de Mostaz y mantener en lo más alto al Dojo. Una cosa muy típica de la serie.

Lo que definitivamente no es tan familiar con Pokémon son las pruebas de Mostaz. Verás, cada nueva etapa del entrenamiento consiste en superar los desafíos a la Karate Kid: que sí atrapar un Slowpoke de Galar, encontrar unas Maxisetas en las cuevas o aprender una receta para nuestro Pokémon. Situaciones que tienen más similitud con las primeras misiones de un RPG cualquiera que con el post game de la serie principal. Esto rompe mucho el ritmo del juego y el desafío está en la “exploración” más no en las batallas.

Todo viaje del héroe incluye una mirada al horizonte | Foto: The Pokémon Company

La idea del Dojo parece ser un desafío pensado para entrenadores que ya han superado toda la aventura principal, pero como el contenido está disponible muy pronto en la aventura, las primeras misiones se convierten en simples encargos. Ya cuando la acción se pone interesante queda una batalla más y los desafíos extra al estilo de una Torre de Batalla o encargos más grandes, pero nada que te haga sentir un reto al nivel de vencer al Equipo Rocket o capturar un legendario.

Como curiosidad, resulta que debes haber superado el post game del juego principal (o sea capturar al Pokémon legendario de tu versión) para pasar la etapa final del DLC. Yo no había capturado a Zamazenta y por un momento pensé que se había buggeado. Ten en cuenta que después de vencer a Mostaz en una de las Torres no podrás avanzar hasta ser campeón y tener en tu Pokédex al Pokémon Espada o Escudo.

Adorable y letal | Foto: The Pokémon Company

Esto lo cuento porque, además de ser necesario para terminar el DLC, yo no había jugando las dos horas de post game y la verdad es que me la pase un poco mejor con esa historia que en la Isla de la Armadura. Y es que las misiones para capturar al legendario son lo de siempre: ve y combate con un montón de Pokémon y entrenadores… que igual no te cuestan mucho trabajo, pero son batallas. Además, Sword & Shield tienen una característica importante en la historia: todos en Galar te reconocen como Campeón; situación que se olvida en la Isla y de nuevo nos tratan como el niño de 10 años que acaba de iniciar su aventura.

Así que la historia del DLC es aburrida y tediosa; hacer muchas incursiones para ver si de casualidad salían Maxisetas en el bosque o las cuevas fue terrible, perdí dos días en eso y llegué al punto en el que preferí no obtener la transformación de mi Urshifu. Y sí, el nuevo Pokémon legendario es súper adorable y buena onda y hasta aguanta una golpiza por nosotros… pero no ayuda a que el juego se ponga emocionante.

Yo me quede sin mi Gigamax 🙁 | Foto: The Pokémon Company

Este es un nuevo mundo

Todo lo anterior es contrario a la idea de tener un Área Silvestre todo el tiempo. Aquí no deja de ser increíble encontrarte con diferentes criaturas mientras andas haciendo encargos. Además, la selección de Pokémon es bastante atinada con monstruos difíciles de conseguir como Rhyperior o Kangaskhan. Como zona de entrenamiento y lugar para llenar la Pokédex la isla funciona perfecto.

Incluso las misiones más grandes como llenar la propia dex de esta sección o encontrar 150 Digletts son más entretenidas, pues surgen de forma natural con el juego y la recompensa vale la pena. Ir a buscar miel no es nada divertido y no sirve de nada porque el juego ni siquiera te obliga a conseguir el resto de los ingredientes.

Mi problema con este DLC es que le hayan querido poner historia. Con el afán de quedar bien con todos los dueños del juego la campaña no termina de amarrar en ningún sentido, su duración se extiende de forma artificial y la recompensa es una batalla medio hueca.

Son solo 150 Digletts de Alola | | Foto: The Pokémon Company

Como tal la isla sorprende al inicio por su extensión, cuevas, rincones ocultos, caminos secretos y hasta por las pequeñas islas que la rodean. La manera en que los Pokémon aparecen, los objetos que puedes recolectar y las incursiones me hacen pensar que Pokémon tiene una oportunidad de entregarnos ese mundo abierto que tanto le pedimos… pero todavía tienen que afinar detalles técnicos como las texturas horribles del pasto, el pop up del escenario y un sin fin de pruebas para que el jugar en línea no se traduzca en un terrible bajón de frames.

Un punto extraño en la aventura fueron las batallas… pues no hay ninguna más allá de la historia con el nuevo rival, el entrenamiento con Mostaz y la Prueba Ceñida. Eso sí, la Prueba Ceñida es un desafío interesante en el que puedes elegir tres Pokémon del mismo tipo para enfrentar a los alumnos del Dojo en combates bajo condiciones únicas; para un fan de los Pokémon iniciales como yo ha sido un reto lleno de emociones.

Este es un nuevo mundo | Foto: The Pokémon CompanyEste es un nuevo mundo | Foto: The Pokémon CompanyEste es un nuevo mundo | Foto: The Pokémon CompanyEste es un nuevo mundo | Foto: The Pokémon Company

Definitivamente el extra de toda la Isla de la Armadura está en todo lo que podemos hacer fuera de la historia principal como las incursiones (a pesar de que sean un dolor de cabeza) o encontrar todos los objetos esparcidos por ahí. De igual forma está el tema de las Maxisetas para que cualquier Pokémon consiga el fenómeno Dinamax o Gigamax, según sea el caso.

Con esto se abre la posibilidad de transformar a tu Pokémon favorito de otra generación o que ya hayas entrenado, sin tener que estar buscando una criatura especial. Además, con la actualización tanto los iniciales de Galar como Blastoise y Venausaur consiguen la transformación Dinamax, así que no puedes dejar de entrenar y de explorar para llegar a este punto. Otro punto a su favor, y que es totalmente gratuito, es que el juego ha abierto la posibilidad de llevar al competitivo a los Pokémon de otras regiones y solo necesitas hablar con un NPC en la Torre de Batalla.

Siempre es un placer ganar con el inicial | Foto: The Pokémon Company

Y creo que para finalizar podemos mencionar la agradable sorpresa de poder llevar a tu Pokémon contigo a la Pokémon Yellow, Soul Siver o Let’s Go Eevee. La mala noticia es que esto solo se puede en la Isla de la Armadura y solo sobre tierra… pero bueno, ya es un avance. Solo hay que esperar a que la velocidad de nuestra criatura sea mejorada, pero ¿a quién le importa que el Pokémon vaya lento cuando nos sigue a todos lados?

Particularmente espero que todo lo que se ha hecho en esta generación se logre concretar de la mejor manera posible en los próximos juegos de la serie, porque las ideas están ahí, pero no logran ejecutarse de forma correcta. Recomendar este contenido es difícil, pues lo que nos venden como principal atractivo es aburrido y el resto, aunque interesante, está disponible con la actualización.

Toma esta aventura con calma y espera a que la segunda parte nos de un mejor panorama de todo lo que tiene que ofrecer Galar. Sigo pensando que el DLC es una gran idea para Pokémon, pero aceptemos que para estos cambios Game Freak es tan ágil como un Slowpoke de Kanto.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos envuelven la vida de los gamers más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.