Reseña – Spider-Man: Miles Morales, un legado que se mantiene en lo más alto para PlayStation 5

Spider-Man está de regreso en PlayStation y vaya que nos ha sorprendido.
César
Llegó la hora de ser único | Imagen: PlayStation

Miles Morales tomó el manto de Spider-Man en 2011, esto luego de que el Peter Parker del Universo Ultimate muriese a manos del duende verde. Desde aquellos días la popularidad de esta nueva versión arácnida creció de forma inesperada y rápidamente llegó de forma oficial al universo principal de los cómics, así como a la televisión, el cine y, por supuesto, los videojuegos. Pero, ¿está Miles Morales a la altura de Peter Parker?

Lo anterior no es una pregunta sin respuesta, pues afortunadamente de la misma forma que en otros medios, los videojuegos han demostrado que Miles puede ser tan grande e importante como el Spidey original. Y, una vez más, Insomniac Games supo entender que lo verdaderamente especial de el Hombre Araña viene del corazón que hay detrás de la máscara y no de los espectaculares poderes especiales.

Be Yourself

Spider-Man: Miles Morales es un juego bastante rápido si tomamos en cuenta únicamente la historia, pero afortunadamente no se siente como un DLC al vapor o como un juego sin gracia. Miles Morales se siente como una de esas historias extras de un cómic muy bueno, en donde uno de los personajes consigue seis números extra para contar un poco más sobre él. Una historia auto contenida con miras a convertirse en una serie mensual. ¿Complicado? Pues simplemente es lo que Insomniac defendió: un juego que se debe jugar por separado.

La historia de Miles Morales ocurre apenas unos meses después del final del primer juego y sus respectivos contenidos descargables, colocándonos, como el nombre lo indica, en el traje de Miles, un joven neoyorquino de origen hispano que ha sido mordido por una araña y que ha obtenido los poderes proporcionales del arácnido. Gracias a la escena post créditos del juego original sabíamos que Miles tendría un papel relevante en una futura secuela; y teniendo en cuenta todos los cabos que deja sueltos Peter Parker se agradece que la introducción de Miles se haya concebido como un elemento extra.

Por cuestiones de trabajo Peter Parker tiene que dejar New York y Miles se convierte en el nuevo “vecino amistoso”, al menos durante las vacaciones. Sin embargo, no es un principiante en las artes de los justicieros, pues el juego nos deja en claro que ha trabajado con Peter al menos unos cuantos días… o semanas. El chiste es que no es del todo un novato… aunque después parece que sí, pero es por motivos argumentales. En fin. Miles se queda solo y ahora tendrá que entender la responsabilidad que ha obtenido por culpa de sus nuevos poderes.

Imagen: PlayStation

De forma muy similar al cómic, los peligros que enfrentará Miles están relacionados íntimamente con su vida personal. Este punto es importante por las mismas razones que hemos visto en películas, caricaturas e historietas, pues nuestro héroe deberá poner en su lista de prioridades el bien mayor, sobre todas las cosas. En este aspecto, el juego logra llevarnos a sentir rápidamente empatía con el nuevo Spidey, pues tanto su personalidad como su entorno se siente natural… teniendo en cuenta que es un personaje de cómics.

Como era de esperarse, tanto los personajes de apoyo como los villanos conforman un interesante ecosistema que enriquece la historia de principio a fin. Si eres nuevo con Miles Morales las sorpresas estarán a la orden del día, y si ya ubicas al héroe por otros medios tendrás una buena dosis de fanservice. Cabe destacar que toda la historia y el juego como tal se juega únicamente con Miles, por lo que no te debe extrañar que Peter Parker solo se sienta como un muy buen cameo.

Probablemente la mala noticia en este juego es que la cantidad de enemigos disponibles no se siente tan amplia como en Marvel´s Spider-Man o alguno de los juegos de la serie Arkahm. De entrada, estamos ante un juego que podríamos considerar corto al contar con apenas unas 7 u 8 horas de juego. La limitante del tiempo nos deja conocer pocas historias alrededor de Miles, pero con un valor bastante relevante. Además, la galería de villanos de este personaje tampoco es tan grande como para esperar muchos agregados, pues incluso se reciclan algunos villanos del Spidey clásico para rellenar este aspecto.

Imagen: PlayStation

Particularmente los juegos inspirados en personajes de cómics me ganan por la historia, pues considero que la gracia de estos héroes está en su personalidad y no tanto en su poderes. Miles Morales cumple en entregar una campaña entretenida, personajes interesantes y un montón de elementos del cómics bien administrados en easter eggs, cameos y referencias. Un poco corto, pero bastante emocionante.

Be Greater

Sí, ya dije que estos juegos me ganan por la historia, pero el gameplay también debe respetar los elementos del personaje, de la misma forma que ya lo hicieron los mencionados Marvel’s Spider-Man y Batman Arkham. Por fortuna, Miles Morales lo hace de forma increíble… aunque se nota que su base ha sido el juego anterior. No es una queja, pero tampoco esperes un cambio drástico en comparación del juego de 2018.

Miles Morales se columpia, brinca y golpea con las mismas ideas, mecánicas y controles que Peter Parker. Pero también existen elementos propios del personaje que cambian elementos dentro del juego. Por ejemplo, Miles tiene la capacidad de camuflarse y volverse invisible, por lo que el sigilo puede ser una opción a considerar de forma más natural que con el Spider-Man de Parker. Esta habilidad está disponible casi todo el tiempo, por lo que te será fácil probarla y aprovecharla en momentos de alto peligro.

Imagen: PlayStation

Otro truco que incluye Miles es la capacidad de disparar electricidad a través de sus manos. Este ataque es conocido como “Piquete Venom”, pero no tiene nada que ver con el simbionte y tampoco es venenoso, pero está cool el nombre. Como mencioné, el piquete tiene que ver con electricidad y en el juego Miles lo puede usar para paralizar enemigos, llenar de energía un generador o lanzar redes que conducen electricidad. Al igual que el camuflaje, el utilizar este ataque en momentos de tensión puede ser una buena salida para un aprieto importante.

Dentro del resto de la aventura los movimientos de Miles no cambian mucho de lo que recordamos, por lo que podemos atacar con combos muuuuuuy largos a los enemigos, enredarlos en nuestra telaraña, lanzarles objetos, tirarles paredes encima o lanzarlos de los edificios con una buena patada. Se agradece que las animaciones sí tienen algunas características diferentes a las de Peter, por lo que en ese sentido podrás sentirte en un juego diferente cuando menos.

Explorar Nueva York es probablemente el punto más interesante de este juego, pues las posibilidades permiten extender el tiempo que le dediques al título casi al doble, sin contar que también está el modo de juego plus para todos los que quieren ese trofeo platino. Ahora, las tareas que puedes hacer en la “Gran Manzana” son las mismas que en cualquier sandbox: recolectar objetos, completar entrenamientos secretos y completar el árbol de habilidades. Obviamente todo con el skin de Spider-Man, pero nada muy distinto.

Imagen: PlayStation

A favor del juego podemos decir que hay ideas interesantes como la búsqueda de sonidos para mezclar canciones o las misiones de ciudadanos que se asignan a través de un app de Spider-Man dentro del juego. Al ser un Spider-Man más joven las ideas se sienten más millennials, pero no por ello son menos divertidas. Por ejemplo, la búsqueda de objetos secretos ahora tiene como pretexto una serie de “cápsulas” en el tiempo con recuerdos de Miles y sus amigos.

Y como ya es costumbre en los juegos de superhéroes, también tienes la posibilidad de desbloquear trajes secretos para Miles tras cumplir con misiones secundarias e incluso de la propia campaña. Debo confesar que la variedad de trajes no me dejó tan convencido como con Peter Parker, pero hay cosas interesantes como la versión animada y el traje de Into the Spider-Verse. Creo que lo de los trajes se debe más a que no ha sufrido tantos cambios en el cómic… pero pues hubieran adaptado algunos de los miles de atuendos de Peter.

Be Next Generation

Un punto importante a destacar dentro de este juego es que nos encontramos ante el título más importante de lanzamiento para PlayStation 5 (lo sentimos Demon’s Souls). Y esto significa que debemos darle un espacio a sus mejoras gráficas y el uso de ese control tan delicado llamado Dualsense. Y aunque ya hablé un poco de esto en la reseña del PS5, aquí tengo oportunidad de explayarme un poco… pero poquito más.

Imagen: PlayStation

Sigo manteniendo la idea de que los cambios entre la versión de rendimiento y fidelidad son apenas perceptibles. El modo rendimiento ofrece un juego más fluido, pues corre a 60 cuadros por segundo, pero disminuye su calidad gráfica en pro de la mencionada fluidez. Mientras que el modo fidelidad opta por gráficos en 4K, Ray Tracing y 30 bellos y estables cuadros por segundo. Hay que estar muy entrenado para notar la diferencia, pero después de un rato ya tendrás un favorito.

Al principio opté por el modo fidelidad, ¿por qué? Porque me compré una tele 4K para dar el salto generacional y quería apostar por los gráficos; soy un jugador de consola que puede tolerar los 30 FPS sin problemas. La experiencia en este modo fue bastante increíble, pues justamente pude apreciar el detalle de la ciudad, los héroes y villanos y esos hermosos reflejos en pisos y charcos que da la nueva generación de consolas. Además, el juego corre tan bien que los 30 cuadros por segundo permiten sumergirse por completo a la idea de “ser Spider-Man”.

Ya cuando termine la historia y tenía que columpiarme de un punto a otro de la ciudad en busca de alguna cápsula o entrenamiento, opté por dejar el modo rendimiento y lo que más destaca es la forma en que Spider-Man se mueve. Tanto al columpiarse por los edificios como al pelear contra varios enemigos al mismo tiempo, los movimientos son veloces e inmersivos. La apuesta de Insomniac con este modo es un lujo de esos que puedes usar para presumir tu consola. Y si solo te dedicas a disfrutar el juego no sentirás un gran cambio en los detalles de Nueva York (de hecho, es probable que no sientas el cambio).

Imagen: PlayStation

En fin. La ventaja del juego es que puedes pasar de un modo a otro desde el menú de pausa y solo tienes que regresar al último punto de guardado. Aunque debo admitir que esperaba tener una consola capaz de ofrecer lo mejor de dos mundos al mismo tiempo, pero supongo que eso tendrá que esperar un poco más a que los desarrolladores le saquen todo el potencial al PS5. Mientras tendremos que elegir solo una de las promesas de nueva generación.

Una vez que dejes de moverle al modo de juego te encontrarás con un portento técnico digno de una consola nueva. Y creo que esa es la gran apuesta de poner Spider-Man: Miles Morales como un juego de lanzamiento, pues a pesar de que se juega muy similar al título anterior, lo que tienes frente a ti se siente fresco y emocionante. Más allá de sus visuales increíbles y los cuadros por segundo, Miles te atrapa por la forma en que Nueva York vive alrededor de Spidey y eso no deja de ser asombroso.

Por si lo anterior fuera poco, el aspecto sonoro es otro logro a destacar, tanto en la ambientación de la ciudad como en el doblaje, la música y todas las onomatopeyas que cobran vida dentro del juego. La banda sonora del juego responde a los gustos de Miles y aunque no llega a los niveles de Into the Spider-Verse, lo que encontramos en el juego es una grata muestra de la personalidad del personaje, sobre todo en las misiones de las mezclas. Y antes de que lo olvide, el modo foto regresó y sigue siendo tan divertido como lo recuerdas… con todo y el modo selfie.

Imagen: PlayStation

Sobre el doblaje podemos decir que hay un gran esfuerzo por parte de PlayStation para hacernos sentir dentro de una experiencia similar a la del cine o la televisión. La selección de voces para Miles, Genke o sus familiares es impecable. En esta ocasión me quedé únicamente con el doblaje latino y la pase de lujo; mismo nivel que Spider-Man: Far From Home o la ya mencionada Into the Spider-Verse… incluso un poco más arriba, pero eso ya depende de cada quien.

Ya para acabar con temas técnicos, jugar Miles Morales con el Dualsense es una experiencia sutil y poco invasiva, a diferencia de lo que comenté con Black Ops en esta reseña. La tecnología háptica en el juego nos deja sentir los movimientos de Miles cuando se balancea por la ciudad o cuando se pone a lanzar telarañas, aunque esto último tiene que ver más con los gatillos.

Creo que Spider-Man deja un poco sobre la mesa cómo serán las implementaciones de este control en el futuro, o sea con poco esfuerzo por resaltarlas. Y sinceramente no lo veo como algo malo. En ocasiones el control sonaba a la par de la televisión y eso nunca me ha parecido algo inmersivo, sino todo lo contrario. Pero después de un rato te adaptas sin problemas y no pasa nada. Eso sí, insisto en que el control es más pesado de lo que debería.

Be Spider-Man

Imagen: PlayStation

Miles Morales es un juego divertido, emocionante y lleno de sorpresas para el fanático de Marvel. Una apuesta interesante para iniciar la generación, pero que se queda un poco corta por culpa de su predecesor. Si bien el juego está completo, es corto en comparación de lo que PlayStation nos tiene acostumbrados no solo con Marvel’s Spider-Man, sino también con todos los juegos que lanzaron en 2020 como Ghost of Tushima o The Last of Us Part II.

Sin embargo, si vas a comprar un PS5 este fin de año o si quieres un gran juego para tu PS4, Miles Morales es la opción para que la Navidad la pases junto a tu consola. Técnicamente impecable, con una historia brillante y con todo el humor y buena onda que caracteriza al Hombre Araña. Además, tiene un gatito que acompaña a Spider-Man… ¿qué más puedes pedir?

***

Descubre todo lo que guarda la PlayStation 5, la consola de nueva generación de Sony en nuestro unboxing.

Publicidad
Publicidad