jueves

22.octubre.2020

A CONTINUACIÓN
Naruto

7:00 - 7:30

DESPUÉS
El Chapulín Colorado

7:30 - 8:00

Reseña: Super Mario 3D All-Stars, tres juegos clásicos de Super Mario se suman al extenso catálogo de Nintendo Switch

Tres juegos clásicos listos para llevar a todos lados.
César
¿Listo para celebrar a Super Mario? | Foto: Nintendo

Super Mario Bros. celebra 35 años de vida dando la oportunidad a los jugadores de Nintendo Switch de revivir los primeros tres juegos de la serie Super Mario en 3D. Claro que no todos los jugadores recibieron con buena cara la propuesta de Nintendo, pero después de sumergirnos por la nostalgia y los mundos clásicos, definitivamente hay muchas cosas positivas que decir sobre esta nueva interacción del plomero en Switch.

Empecemos por hablar sobre los juegos disponibles: Super Mario 64, Super Mario Sunshine y Super Mario Galaxy, los tres títulos se encuentran completos y en sus mejores versiones dentro de esta recopilación. Por ejemplo, Super Mario 64 incluye la versión con vibración exclusiva de Japón. Mientras que Sunshine tiene los idiomas de su versión PAL, por lo que podrás jugarlo en español.

Cada uno de estos títulos presenta actualizaciones gráficas para jugarlo hasta en 1080p en el dock de Switch o en 720p en modo portátil. Y si bien es mucho más sencillo y con mejor calidad que conectar tus viejas consolas a una televisión de alta definición, tampoco hay grandes cambios dentro de los juegos incluidos en el paquete; algunas mejoras en texturas y fuentes, pero nada que pueda significar como tal una remasterización.

Tenemos tres de los mejores juegos de plataformas que se han hecho en la historia de los videojuegos, pero sin un elemento extra que los haga destacar más allá de lo que conocemos. Nintendo apuesta más por un relanzamiento que por una remasterización, y en ese sentido cumple entregando una colección interesante. ¿Nuestras expectativas esperaban algo mejor para el aniversario? En definitiva, pero eso es otra historia.

Una vez superado el tema de los juegos que tenemos en el cartucho, podemos pasar a disfrutar cada uno de los títulos por separado y es ahí donde comienza lo más interesante, pues sí: siguen siendo tan increíbles como la primera vez que los jugamos. Para esta reseña no vamos a entrar en detalles de la historia, sino más bien a comentar la sensación que nos ha dejado el jugar estos clásicos en Switch y con los controles de esta plataforma.

Super Mario 64

Este juego clásico de Nintendo 64 es probablemente el que más resiente su regreso sin cambios, pues en 2004 se lanzó un remake para Nintendo DS con mejoras sustanciales. Sin embargo, una vez que nos ponemos a explorar el castillo de Peach y los diferentes mundo se nos olvida un poco que jugamos una versión sin cambios, pues en cuestiones jugables sigue siendo uno de los mejores de todos los tiempos… aunque por momentos se puede sentir algo viejo o torpe.

Foto: Nintendo

Como ya mencioné más arriba, Super Mario 64 incluye vibración en el control como su agregado más importante. Por otro lado, el juego mantiene todos los elementos que conocemos del original, incluidos los diferentes cambios en los polígonos de Mario si te alejas de él, un modo 4:3 con barras negras a los lados y una cámara que no ha envejecido del todo bien con el paso de los años.

Siendo un título de 1996, no le hubiera venido nada mal a Nintendo actualizar detalles técnicos que permitieran adaptar mejor el control con el juego. La cámara es un cambio necesario para disfrutar mejor la experiencia de Super Mario 64 en nuestros días, incluso mucho más importante que poner el juego en el motor de Mario Odyssey o Unreal Engine 4. Y metiéndome en terrenos peligrosos, sí ya se confirmó que Luigi sí iba a ser jugable en Super Mario 64, ¿por qué no incluirlo en esta colección?

Foto: Nintendo

Otro punto importante a destacar es el control, para esta ocasión me acompañe del Pro Controller y en un principio me pareció demasiado ligero el movimiento de Mario a través del control de Switch. Después de un rato te acostumbras, pero al inicio Mario se mueve más de la cuenta, probablemente porque el stick de Switch es menos arcaico que el de Nintendo 64.

Tanto en modo portátil como en la televisión, Super Mario 64 se ve bien y sorprende que siga siendo tan adictivo como hace más de 20 años. También puedes acceder a la banda sonora del juego a través del menú principal, lo cual es un plus interesante si eres fan del plomero.

Super Mario Sunshine

Personalmente este era el juego que más tenía ganas de jugar en Nintendo Switch, pues a pesar de haberlo jugado un par de veces en Wii, nunca lo he terminado. Lamentablemente en Sunshine se pierden algunas cosas al pasar el juego de una consola a otra sin un trabajo minucioso. En un principio tuve que cambiar la configuración de mi televisión para evitar que los colores se vieran sobreexpuestos, pero el cambio no terminó por convencerme así que pase a jugar Sunshine únicamente en un Switch Lite.

Foto: Nintendo

Ya en el Switch Lite la situación cambió considerablemente y me encontré con una de las mejores cuestiones que presenta esta colección: jugar en donde tú quieras. Vaya, esta cuestión es una de las razones por las que amamos la Switch, pero no deja de impactar cuando puedes andar por cualquier parte de tu casa con un juego de consola casera. En modo portátil Sunshine se despliega a 720p y es más que suficiente para jugarlo de principio a fin.

Aquí regresamos al punto del control, pues no hay duda de que el mando de GameCube es uno de los más extrañamente cómodos de la historia, pero Switch logra ponerse a la altura con algunas modificaciones para el control de F.L.U.D.D. o A.C.U.A.C. (por cierto, la versión en español de Sunshine es la versión de España), lo que reparte las acciones de Cubo por el uso de R o ZR. Quizá era el hype que tenía con este juego, pero en general toda mi experiencia en Super Mario Sunshine me hizo sentir como si estuviese jugando un juego de Switch, pues tanto la ambientación, colores y mecánicas se adaptaron perfecto al modo portátil.

Foto: Nintendo

Un cambio importante es que el juego se despliega en 16:9, lo que nos da un mejor panorama de la aventura y permite que nos sumerjamos por completo en la experiencia de Isla Delfino. Para muchos jugadores, Sunshine es el menos destacado de la colección, pero creo que puede ser una buena oportunidad para reconocer su aporte, sobre todo en los niveles sin A.C.U.A.C. en donde me ha dado la impresión de que se trata de un un precursor de lo que años después vimos en 3D Land o 3D World.

Lamentablemente el juego tiene algunas ligeras caídas en los cuadros por segundo durante varias animaciones, casi imperceptibles, y está el tema de la extraña sobreexposición en una televisión HD. De hecho, las animaciones del juego también se ven algo borrosas, como si no hubieran sido trabajadas de la misma forma que la adaptación del juego. De éste juego también está el soundtrack disponible desde el menú principal y vaya que tiene joyas escondidas más allá de las usaron para Super Smash Bros. 

Super Mario Galaxy

Sigue siendo extraño que la segunda parte no se incluyese en esta colección, pero con el primero basta para regresar a uno de los grandes clásicos contemporáneos del plomero. Super Mario Galaxy es un juego increíble, de los mejores títulos de la historia y una obra maestra que depende sí o sí del control diseñado para Wii. Sin embargo, los Joy-Con hacen un buen trabajo imitando las ideas originales de Miyamoto.

Foto: Nintendo

Galaxy es el juego que mejor se ve de toda la colección, pero también tiene el problema de que sus cinemas no están tan nítidos como el resto de la aventura. Por otro lado, es aquí donde se nota que hubo un mayor trabajo de fondo sobre las mecánicas de juego y su adaptación al control de Switch, pues aunque los Joy-Con funcionan, existen varios cambios para hacer más cómodo el juego.

El más evidente de los cambios ocurre cuando jugamos con los Joy-Con juntos como un control normal o cuando usamos un Pro Controller, pues el giro de Mario que se realiza agitando el Joy-Con derecho se sustituye por únicamente oprimir el botón “Y” en el control. Con el control pro las acciones son más clásicas y sin la necesidad de utilizar los controles de movimiento, aun así se mantuvo la opción de capturar estrellas a través del movimiento del Pro Controller, no es lo más sencillo del mundo, pero funciona.

Foto: Nintendo

Por último, el menos logrado de los cambios está en el modo portátil, donde puedes atrapar las estrellas con la pantalla táctil de Switch. Es incómodo porque además de despegar el dedo de los botones… pues tu solito te estorbas en la pantalla. Por lo tanto, así como recomiendo jugar Sunshine en portátil, recomiendo solo jugar Galaxy en el modo de televisión. ¿El mejor control? Por culpa de Joy-Con Rift jugué más con el Pro Controller y la pase bastante increíble.

En otros aspectos técnicos Super Mario Galaxy raya en la perfección que le conocemos, desde la increíble música (también disponible en el menú principal), la entrañable historia y las fascinantes animaciones de los personajes. De repente se me buggeo con un personaje que no apareció para poder avanzar la historia y tuve que reiniciar, pero nada más después de eso.

Nostalgia pura

Hay una situación muy particular detrás del desarrollo de de Super Mario Bros. y The Legend of Zelda: ambos juegos siempre son desarrollados teniendo en cuenta el hardware de Nintendo. Prácticamente cualquier consola de la “gran N” ha heredado el A, B y Pad Direccional, por lo que no es difícil jugar al primer Super Mario Bros. desde el NES hasta la Switch, 3DS o GameCube.

Foto: Nintendo

Pero cambiar un control como el de Nintendo 64 o Wii para jugar en Switch debe ser algo sumamente difícil de llevar a cabo. Si bien el resultado final de cada uno de estos juegos en la colección es más que aceptable, la realidad es que se siente extraño jugar con controles que no fueron diseñados para estos juegos. Si nos ponemos exquisitos, te recomiendo experimentar cada uno de estos títulos en su consola de origen, pues es gracias a ese control que su éxito fue todo un suceso.

Regresando al 2020 y poniendo las cosas en su lugar, el relanzamiento de estos juegos ayuda a que más gente pueda entrarle a los clásicos de Mario sin tener que recurrir a la ilegalidad o el sufrimiento por encontrar la forma correcta de conectar un Nintendo 64 a una televisión 4K. Más allá de los pequeños arreglos o la inclusión del soundtrack de cada uno de estos juegos, el verdadero potencial de Super Mario 3D All-Stars está en poner en las tiendas una colección imperdible para cualquier amante de los videojuegos.

Foto: Nintendo

Tres juegos que sí valen cada centavo de lo que cuestan y que son pilares de la evolución de la industria (al menos Super Mario 64 y Galaxy). ¿Nintendo pudo haber hecho más con estos juegos clásicos? Muy probablemente sí, pero en ningún punto se nos prometió un remake o remasterización, ni en el Direct y mucho menos en la caja del juego. Si algo podría reprochar es el hecho de haber ignorado Super Mario Galaxy 2 o que el único plus además de la recopilación sea la música sin ningún otro tipo de arte o documentos relacionados, pero el resto es un trabajo clásico de esta industria.

Super Mario 3D All-Stars celebra 35 años de grandes historias, y de paso se acerca a una generación de jugadores a los que el plomero probablemente todavía no ha convencido del todo. Para el resto de nosotros hay dos opciones, comprarlo y festejar la nostalgia, o dejar que el resto del mundo pueda disfrutar del personaje más importante en la industria de los videojuegos.

***

En PASSWORD revelamos todos los secretos que envuelven la vida de los gamers más exigentes. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.